Empresarios piden subsidio al consumo y créditos directos | Economía



En un documento con al menos 30 propuestas para salvar a las organizaciones de la crisis desatada por la pandemia, conocido en exclusiva por Portafolio, los empresarios le pidieron al Gobierno que subsidie la tasa de interés al consumo para estimular la demanda.

(Lea: Programa de Apoyo al Empleo Formal se extenderá hasta marzo de 2021)

Según explican en el pliego de peticiones, presentado por los nueve integrantes de la comisión el pasado 21 de septiembre al Gobierno y que incluye la participación de líderes gremiales y de algunas empresas, el subsidio a la tasa de interés del consumo funcionaría con un mecanismo similar al que rige para el programa de vivienda FRECH no VIS, que lanzó la administración de Duque para impulsar la compra de vivienda.

(Lea: Ayuda a la nómina, ¿suficiente para proteger el empleo formal?)

Cabe recordar que el Fondo de Reserva para la Estabilización de la Cartera Hipotecaria (FRECH), administrado por el Banco de la República, fue creado en la crisis de 1999 como una forma de mantener la estabilidad de las cuotas de adquisición de vivienda a través de unas coberturas a las tasas de interés.

(Lea: Errores que cometen las empresas al solicitar el subsidio de nómina)

Luego de 20 años, este fondo sigue vigente y en esta ocasión se propone crear un mecanismo de ese tipo, pero para los créditos de bienes durables y de consumo con las tarjetas de crédito y los microcréditos.

“Los créditos orientados hacia el consumo son los que tienen un mayor costo. Igualmente, se registra cómo no ha habido una transformación plena sobre estas tasas. Lo anterior, posiblemente se explica por el aumento del riesgo de la coyuntura actual. De ahí, la relevancia del subsidio a la tasa de interés que se comenta en este documento”, detalla el texto.

LAS PROPUESTAS

El documento de 10 páginas, compuesto por ocho puntos clave, también muestra algunas alternativas que podría elegir el Gobierno para, en primer lugar, salvar a las empresas a través de mejores condiciones para que estas se financien y accedan a créditos; por otro lado, estimular la demanda y, en tercer lugar, proteger el sistema financiero.

De esa manera pretenden atacar los mayores problemas que ha traído la crisis, como la pérdida de empleos de consumo de los hogares y la destrucción del tejido empresarial.

Para salvar a las empresas y estimular la oferta, plantean, por ejemplo, crear unas líneas de crédito fondeadas que tengan mayor flexibilidad en los pagos, para que las empresas puedan sostenerse mientras estas recuperan sus niveles de ingresos previos a la pandemia y así poder operar de forma sostenible.

En cuanto a las garantías que ha ofrecido el Gobierno para que las organizaciones puedan endeudarse, los empresarios señalaron que estas no han tenido la acogida esperada, pues al 18 de septiembre, solo se había desembolsado el 34,8% de los créditos con garantía del Fondo Nacional de Garantías (FNG), según la Superfinanciera y dicho fondo. Por eso plantean algunas opciones para reformar estos mecanismos.

“Los principios rectores de las garantías deberían ser: flexibilidad y generalización, y ser aplicables a todo tipo de créditos, tamaño de empresa y sectores”, dice el documento. En ese sentido, pusieron sobre la mesa seis opciones para mejorar el programa, que incluyen nuevas líneas de crédito y que se facilite la colocación de alternativas de financiamiento, entre otros.

El otro componente en el que hacen énfasis es la necesidad de que las empresas tengan más capital y no deuda, por lo que plantean la creación de una línea de capitalización que se administre a través de un fondo, “que estaría a cargo de evaluar las compañías, estimar la necesidad de recursos de capital de estas y gestionar las inversiones que sean convertidas en acciones de las compañías, con miras a buscar su salida.

Esta línea tendría un efecto multiplicador muy importante, porque podría convertir a muchas empresas nuevamente en sujetos de crédito y disminuir el riesgo para las entidades financieras y para el sistema en general”.

También señalan que será clave promover nuevos canales de financiación digitales, como los de la banca tradicional, fintech, crowdfunding, e-factoring, y digital lending. Y en esa línea, dicen que será clave impulsar el ecosistema de emprendimiento del país, a través de la digitalización de la industria financiera para aumentar la penetración del crédito, la inclusión y los sistemas de pagos digitales.

Teniendo en cuenta que los recursos son limitados, los empresarios plantean la posibilidad de buscar una mayor financiación a través del mercado de capitales, las fintech, un descuento de las facturas electrónicas, fondos de deuda y recursos para emprendedores.

Para la protección del sistema financiero, sugieren que el Gobierno compre créditos tanto de este sector como del no financiero, para que así los recursos sigan fluyendo a los que lo necesitan. “Endeudar la economía es más barato que disminuir su tamaño”.

ESTIMULAR LA DEMANDA

Aunque los empresarios tienen como tarea buscar todas las salidas para financiar a las organizaciones, también pusieron sobre la mesa ocho peticiones para impulsar la demanda.

Además de llamar la necesidad de una reforma laboral, proponen, entre otras cosas, un estímulo de cobertura del IVA, reducir las tarifas de algunos impuestos, extender por más tiempo el Ingreso Solidario y ampliar los subsidios a la nómina con mejores condiciones hasta junio del otro año.

El documento será estudiado por el Gobierno y en la próxima reunión, que será en la semana del 5 de octubre, se conocerá si la administración Duque acogerá algunas de las propuestas para salvar a las empresas golpeadas por la crisis, y que ha desencadenado la pérdida de casi 5 millones de empleos y una caída histórica del PIB en el segundo trimestre de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *