‘Fondos de empleados soportan economía de 1,1 millones de hogares’ | Economía



Mientras los fondos de empleados reducen sus tasas de interés a mínimos históricos, amplían plazos y periodos de gracia y crean líneas de emergencia, el Gobierno los asfixia con una excesiva y onerosa supervisión.

(Lea: Afianzamiento, la herramienta para acceder al crédito sin codeudor)

Esta opinión fue emitida por el presidente Ejecutivo de Analfe, Miller García Perdomo, quien pidió al Superintendente de la Economía Solidaria un diálogo sincero y técnico que permita interpretar las necesidades del sector, en una coyuntura tan difícil como la generada por la covid-19.

(Lea: Ayuda a la nómina, ¿suficiente para proteger el empleo formal?)

Las propuestas serán formuladas oficialmente durante el XIX Congreso Nacional de Fondos de Empleados virtual, del 24 al 26 de septiembre, en el que intervendrán ponentes nacionales e internacionales.

(Lea: Cooperativas y fondos sugieren modelos para salvar empresas)

¿Cómo han enfrentado los fondos de empleados el impacto de la covid-19?

Los fondos de empleados han sido cruciales para más de 1’100.000 de familias, toda vez que les ha permitido, a través de líneas nuevas de crédito, la reducción de tasas de interés, ampliación de plazos y la asistencia con programas de salud y bienestar, sobrellevar la crisis económica, desatada por la pandemia del coronavirus.

¿Cómo se ha reflejado en los asociados el alivio de tasas?

Las tasas de crédito hipotecario bajaron, en promedio, de 0,93% a 0,85% efectivo anual. Esto significa un alivio para más de 250.000 familias que tienen préstamos de vivienda por 2,2 billones de pesos. Es clave destacar que estos créditos no contemplan ningún tipo de estímulos estatales.

¿Y sobre los intereses de consumo?

Allí el alivio fue mayor. La tasa promedio se redujo de 1,3% a 0,85% efectivo anual. En una crisis tan devastadora como la actual, que ha dejado a cinco millones de personas sin empleo y una caída sin precedentes de la economía del 15,7%, este es un apoyo de carácter social sin precedentes.

¿Qué otro tipo de aporte social y financiero han creado los fondos durante la actual pandemia?

Se crearon líneas especiales para atender necesidades urgentes en salud, educación y sostenimiento familiar.

El monto es hasta por 12 millones de pesos, a una tasa promedio del 0,69% efectivo anual. También implementamos servicios médicos y actividades lúdicas para contribuir salud mental de las familias.

El Gobierno ha adoptado varias medidas para reactivar la economía. En su caso, ¿cuáles han sido los alivios?

Inexplicablemente, no hemos recibido ningún apoyo por parte del Estado. Por el contrario, estamos preocupados ante una avalancha de requerimientos y normas que ha implementado la Superintendencia de Economía Solidaria, que limita el objeto social de los fondos en un momento crucial para el país.

¿Cuáles son los requerimientos de la Superintendencia que los están afectando?

Nosotros reconocemos la importancia de la supervisión y el rigor de las medidas. Pero debe existir un equilibrio entre la libertad y la regulación. Por ejemplo, la circular externa 17 de 2020, que obliga a las organizaciones a provisionar los créditos otorgados productos de los alivios de la pandemia. En la circular anterior, número 11, no se señalaba la obligación de provisionar los alivios.

Esto va a tener una consecuencia contable y financiera funesta, provocando que muchos fondos presenten pérdidas en lugar de excedentes al final del ejercicio económico.

¿A qué atribuye usted este tipo de decisiones?

No veo nada distinto a una improvisación, puesto que no se observó, por parte de la Supersolidaria, que los fondos de empleados cuenten con garantías sobre esos créditos provisionados.

¿Qué aprendizaje les dejó a estas entidades la pandemia?

Si bien la pandemia fue un hecho sobreviniente, con unos enormes estragos en la salud pública y en la economía, los fondos de empleados lograron dejar en evidencia la importancia de disponer de una excelente liquidez, lo que les permitió reaccionar con prontitud para atender las nuevas necesidades de sus asociados, sin poner en riesgo su sostenibilidad financiera.

La crisis también contribuyó a acelerar el proceso de la transformación digital en estas empresas de la economía solidaria, que ya se estaba implementando.

¿Cómo serán los fondos después de la pandemia?

Ante la explosiva tasa de desempleo y la liquidación de empresas de distintos sectores, es innegable que se van a presentar algunas consecuencias en algunos fondos de empleados, sobre todo en aquellos de tercer nivel de supervisión.

En la medida en que se colapsen firmas, se afectaría la existencia de algunos fondos. Por ello, es importante que el Gobierno evite, con medidas efectivas, la destrucción de las organizaciones productivas.

¿Qué se debe hacer para que los fondos salgan fortalecidos después de esta contingencia que ha sufrido el mundo entero?

La pandemia nos ha dejado grandes lecciones. En todo negocio hay que innovar y estar a la vanguardia de los cambios. Y en los fondos tenemos grandes retos: consolidar el relacionamiento técnico, tecnológico y social con los asociados; fortalecer el talento humano y diversificar el portafolio de productos y servicios, entendido como la solución de las necesidades de los asociados que, a su vez, son dueños, gestores y usuarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *