Por restricciones, economía baja el ritmo de reactivación | Economía



Tras una caída histórica de la economía en la mayoría de sus indicadores en abril, los resultados de mayo y junio dieron algunas señales de que la recuperación del país podría ser en ‘V’.

(Lea: Recuperación económica de Colombia se ralentizó durante julio)

Sin embargo, el último reporte del Dane del Indicador del seguimiento a la economía (ISE) mostró que en julio la actividad tuvo un frenazo en esa mejora, la cual podría ser más lenta de lo que se prevé.

(Lea: Obras departamentales, la clave para la reactivación)

De acuerdo con los datos que reveló ayer el departamento estadístico, la contracción del ISE para dicho mes fue de 9,5%, 2,6 puntos porcentuales (pps) más que lo que se vio en junio, cuando el indicador fue de -11%. Eso contrasta con el crecimiento intermensual que se vio de abril a mayo y de mayo a junio, pues estos fueron de 5,3 pps y 5,4 pps, respectivamente.

(Lea: Así avanza la reactivación del sector automotor)

Para Juan Daniel Oviedo, director del Dane, ese desempeño más lento se explica por las cuarentenas focalizadas y estrictas que hubo en las principales ciudades capitales del país en julio. “Eso pudo tener un efecto sobre el comercio y las manufacturas en ese mes”, detalló el funcionario.

Eso se traduce en que las actividades secundarias, manufacturas y construcción, reportaron una caída más profunda que las otras dos, de 12,5%, mientras que en las primarias y las terciarias la contracción fue de 6,4% y 9,3%, respectivamente.

“En las primarias se ve que hubo un buen desempeño de la agricultura, pero el comportamiento negativo se explica por la contracción de la explotación de minas y canteras, en donde se ven caídas del 20%”, señaló Oviedo.

Si se mira en detalle el caso de los resultados positivos del sector agricultor, el comportamiento se explica porque gran parte de las cosechas se empezaron a dar en julio y, de hecho, algunas proyecciones de ese sector apuntan a que podría tener un crecimiento de al menos 1,9% y 2% al cierre de este año.

Para el caso de las actividades terciarias, Oviedo explicó que los que tuvieron un mejor desempeño en julio fueron el sector inmobiliario, el financiero y de seguros, y aquel relacionado con la información y las comunicaciones. Ante los resultados del ISE, la pregunta que surge es cuál será el ritmo de recuperación de Colombia.

Carlos Sepúlveda, decano de la facultad de economía de la Universidad del Rosario, apuntó que debido al choque que ha habido tan fuerte en los principales indicadores del país, hay que mantener un monitoreo mes a mes para ver algunos comportamientos, para así ver si ha habido mejoras aceleradas o no.

“Se ve que, por ejemplo, que abril y mayo fueron los meses con mayores restricciones y eso se refleja en los resultados. De junio a julio vimos un ritmo de recuperación más lento, pero será clave lo que pase desde agosto, cuando ya se empezaron a flexibilizar las medidas. Todavía es muy prematuro decir que hay un frenazo de la economía”, dijo.

Por su parte, Mauricio Hernández, economista de BBVA Research, subrayó que la recuperación de los choques económicos es más rápida al inicio porque se viene de un nivel muy bajo, como se vio en abril.

“Esto facilita que incluso pequeños avances en la actividad representen grandes pasos en la tasa de variación de un mes versus al anterior. Eso fue lo que sucedió en mayo y junio, cuando la economía presentó aperturas de muchos sectores que significaron avances importantes en la producción interna. Al contrario, la recuperación posterior fue más lenta, porque ya las variaciones se miden respecto a los sectores abiertos y operativos. Eso, sumado al efecto que tienen los cierres parciales, localizados y temporales de algunas actividades económicas en muchas ciudades y municipios del país”.

Por eso es que, si bien se han visto los primeros brotes verdes de la economía, todavía queda mucho por hacer para recuperar los niveles previos a la pandemia y que, según Hernández, y lo que han manifestado analistas en otros momentos, se pueden demorar al menos dos años adicionales.

“En total, la economía podría caer en todo 2020 un 7,5%, mejorando sus registros observados a julio en lo que queda del año, pero de forma insuficiente para compensar el choque económico que ha implicado la pandemia en los datos ”, subrayó Hernández.

Por su parte, el Gobierno se sostiene en que la economía cerraría el año con una contracción del 5,5%, mientras otros analistas apuntan a que el rango puede estar entre el 7% y el 10%. En cualquier caso, coinciden los analistas, el mayor reto será recuperar los empleos perdidos, mejorar el ingreso de los colombianos y ejecutar un plan de reactivación que impulse el crecimiento el país.

MANUFACTURA EN AGOSTO

Si bien las manufacturas presentaron una caída de 8,5% en julio, una reducción en 8,7% en sus ventas y de 8% en el número de personas ocupadas, según la Encuesta Mensual Manufacturera con enfoque territorial (Emmet), Juan Daniel Oviedo, director del Dane, destacó ayer que para el mes de agosto se espera una leve mejoría en este sector, y que podría ser mucho mayor para septiembre, pues en este periodo el país levantó el aislamiento preventivo obligatorio.

De acuerdo con un ejercicio de estimación temprana que hace el Dane, se espera que para agosto la contracción de este sector sea de 8,3%, con un límite inferior de -6,6% y superior en -10%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *