Misak derribaron monumento de Belalcázar por delitos contra indígenas – Cali – Colombia



Los misak repudian a Sebastián de Belalcázar, fundador de Cali, y le endilgan delitos como genocidio, desaparición forzada, despojo y acaparamiento de tierras que eran parte de la Confederación Pubenence, en la época de La Conquista, región donde está Cauca y Popayán. 

También lo señalan que ejerció torturas por medio de técnicas de empalamiento y ataques con perros asesinos a los “fuertes guerreros pubenences y asesinatos del taita Payán, Taita Calambas y Taita Yasguén”. 

Inclusive, se refieren al conquistador como Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcázar. 

Se refieren al conquistador como Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcázar

También lo señalan y lo juzgaron, así esté muerto, de hurto del patrimonio cultural y económico de la herencia pubenence con repartición arbitraria de tierras, además de esclavitud por medio de la institución de encomiendas.

El conquistador español también fue señalado de despojo forzado del Nupiro, como el gran territorio pubenence, así como violación de mujeres. 

Por todos estos hechos, según los misak, un monumento de Sebastián de Belalcázar, cerca del centro histórico de Popayán fue derribado. 

El hecho ha generado opiniones encontradas. 

Los indígenas dicen que las fuentes que les permitieron reunir evidencias contra el conquistador español fueron crónicas, relatos historiográficos, reconstrucciones, expedientes del Archivo Central del Cauca, así como del Archivo Central de la Nación. 

En una declaración, los nativos dicen: “Nosotros, Piurek, hijos e hijas del agua, del sueño, la palabra y el arco iris, de los que no pudiste matar ni torturar, nos encontramos hoy aquí, después de 485 años, reclamando justicia por la memoria de la resistencia y reexistencia de nuestros taitas Payán, Yasguén, Calambas y Petecuy, y Mama Machagara, de los miles de nativos que combatieron en las guerras sanguinarias “. 

Anotaron que todo esto fue un juicio a Belalcázar. “Dentro de un compromiso que tenemos frente a la memoria colectiva de nuestra sangre”. 

CALI 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *