Noticias coronavirus | Confianza y el consumo, con débil ritmo de recuperación | Economía



Si bien abril resultó ser el mes en el que el país tocó fondo en sus indicadores económicos, la recuperación de la confianza del consumidor y la demanda en julio mostró ser más lenta de lo esperado y, según expertos y líderes gremiales, pueden ser los eslabones más débiles en el plan de reactivación por el que tanto el Gobierno y las empresas están uniendo sus esfuerzos.

Lea: (El regreso a las oficinas o a las capsulas del tiempo)

Una señal de esa frágil recuperación es el dato que publicó el jueves pasado Fedesarrollo con la Encuesta de Opinión del Consumidor (EOC), que sirve para medirle el pulso a las expectativas y la confianza de los compradores. De acuerdo con el centro de estudios, el índice de confianza del consumidor de julio fue de -32,7%, apenas 0,4 puntos porcentuales por encima del dato de junio, de -33,1%.

Lea: (Pandemia: ¿Qué hacer para que esta generación de jóvenes no se pierda?)

Luis Fernando Mejía, director ejecutivo de Fedesarrollo, explicó que en la EOC se ve un aumento de las condiciones económicas de los hogares, pero una disminución negativa de las expectativas, “seguramente afectadas por la evolución en el número de contagios y de muertes que se observó en el país a lo largo de julio”.

Lea: (Los aeropuertos que ya tienen aprobados protocolos para su reapertura)

Cabe recordar que el pasado 31 de julio se alcanzaron las 10.000 muertes por coronavirus y, a corte del viernes pasado, Colombia llevaba 38 días consecutivos como uno de los países con más muertes confirmadas diariamente.

Mientras tanto, más empresas están retomando actividades. Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, hasta el 30 de julio, 242.686 compañías ya habían sido autorizadas para retomar labores y otras 281.182 ya habían hecho la solicitud para reiniciar actividades y validar sus protocolos de bioseguridad. Del total de las que ya volvieron a operar, el 47% pertenece al sector comercio, 33,6% a servicios y 19,4% a manufacturas.

En ese panorama, los comerciantes perciben que después de las reaperturas en junio se notó alguna activación de la demanda. Sin embargo, en julio las medidas que se adoptaron en ciudades como Medellín, Bogotá y Barranquilla con el fin de volver a cuarentenas sectorizadas y temporales para responder a las altas cifras de contagios por coronavirus, han vuelto a afectar el movimiento de compradores.

“Vamos pa’ tras como el cangrejo, y el impacto en las cifras del desempleo va a ser preocupante”, dijo hace unos días al respecto el presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal.

El mismo gremio, en un análisis sobre el consumo, llamó la atención en que esa actividad, como lo ha advertido el BID, es una de las que más ha sido golpeada por la pandemia.

“En los consumos se registran pronunciados cambios que obligan a empresarios a adaptarse sobre la marcha o ver cómo se cae su participación en la torta. Hay menos necesidad de consumo en cuarentena y, con la economía parada y el desempleo en alza, mucha menos propensión a gastar”, advierte.

Para Camilo Herrera, experto en consumo y fundador de Raddar, el gasto de los hogares en julio presentó un freno frente al año pasado. “Si bien aún no tenemos el cierre de los datos, se evidencia que se presentó un menor pago de primas y que las compras anticipadas por el día sin IVA afectarán el resultado”, dijo.

Y agregó que con respecto a la confianza del consumidor, “seguirá baja mientras el dólar siga alto. Vemos un ritmo lento y una Navidad llena de retos”, alertó.

LO QUE SE VIENE

Ante ese panorama que se vio para julio, y que puede continuar así en los próximos meses con los cierres estrictos y la ampliación del aislamiento preventivo nacional, los expertos creen que si bien los sectores productivos avanzan en la tarea de retomar actividades, el reto es la reapertura de los hogares, que se ha visto afectada por las cuarentenas y restricciones para cuidar la salud de las personas.

Maribel Castillo, directora del departamento de economía de la U. Javeriana de Cali, destacó que igualmente se espera que haya una reactivación, como se ha visto en otros países. “Se prevé lo mismo en Colombia, al menos una vez pase el pico a finales de septiembre. El cuidado y la cultura ciudadana ayudan a volver rápidamente a las actividades. Siempre teniendo presente las indicaciones de la ciencia alrededor del tema de la pandemia”.

Por su parte, Fenalco advierte que la recuperación de muchas categorías como las de belleza, confitería y bebidas, así como todo el sector de moda, que incluye ropa, calzado y joyería, “iniciarían en la tercera parte del año, por lo que jornadas como el Día del Amor y la Amistad, el Día de los Niños, Black Friday y la Navidad serán claves”.

Por eso es que, como lo dijo Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, en entrevista con Portafolio en días pasados, una de las preocupaciones del Gobierno para la recuperación económica en 2021 es la confianza y el consumo, y “que nuestro tejido social más profundo, incluyendo la confianza entre compradores y vendedores, entre clientes, comerciantes y productores; entre empresarios y trabajadores; entre administradores y proveedores y entre deudores y acreedores, se resienta más allá de lo recuperable en poco tiempo. Esa confianza es el núcleo del crecimiento económico y del avance social y es lo que más debemos defender en la crisis”.

EL RETO DE UN CRECIMIENTO SOSTENIBLE

Si bien hay todavía incertidumbre de cómo se vaya a comportar el consumo y la confianza, la clave, dicen los expertos, es garantizar un consumo consistente, pues este traerá una recuperación sostenible.

Por eso, el Gobierno anunció un plan de reactivación económica con el que busca crear 1 millón de empleos, con inversiones privadas y públicas que ascienden a los $100 billones y la mayoría de esos recursos vienen de privados.

Ante el panorama, Alberto Carrasquilla, ministro de Hacienda, dijo en días pasados que “superada la emergencia, tenemos que volver a crecer y tenemos que hacerlo rápido. Sin un crecimiento fuerte y sostenible, no lograremos retornar a la senda de avance social que traemos, como país, por décadas enteras. Sin crecimiento, no hay viabilidad fiscal ni acceso al crédito, que tanto necesitamos. Sin crecimiento no lograremos rehacer nuestro tejido social”, concluyó.

María Camila González O.
En Twitter: @CamilaGolarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *