Murió Fernando Mendoza, actor histórico del Teatro La Candelaria – Arte y Teatro – Cultura



En la noche del pasado 10 de julio falleció en Bogotá Fernando Mendoza, uno de los actores más importantes del Teatro La Candelaria.

Conocido como Piyó, acompañó al maestro Santiago García (fallecido en marzo pasado) en la creación de la Casa de la Cultura, en 1966, que posteriormente se convertiría en el Teatro La Candelaria.

“Le expresamos a su familia nuestro sentido entrañable de dolor por la partida de un hombre que dedicó su vida entera al teatro, actor de extraordinarios dotes, ser humano intachable y humanista, amigo y compañero nuestro”, publicó en sus redes sociales el Teatro La Candelaria.

(En otras noticias: Indignación por hombre que prueba jugos en una tienda)

Entre sus colegas es recordado por su gran presencia en escena y porque “pareciera que nunca se le acabara el oxígeno” durante sus parlamentos, como se publicó en la página del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

Sin embargo, muchos de sus compañeros cuentan que esta fuerza escénica contrastaba con su personalidad, pues era muy reservado.

Además de actor, hizo parte de la creación de montajes tan reconocidos como Guadalupe años sin cuenta, El Quijote, El paso, Soldados, Refracción, Diálogo del rebusque y Camilo, entre unas 50 en los que participó.

Considerado uno de los pilares del grupo que encabezó García, afirmaba que su apodo de Piyó no tenía nada de francés, pues por sus venas solo corría sangre pijao.

(Además: Robos y riñas: ¿se salieron de control los domiciliarios?)

En un escrito de hace dos años, Patricia Ariza, directora de la Corporación Colombiana de Teatro y quien estuvo al lado del maestro García desde la fundación de La Candelaria, escribió: “Es un artista que respira y transpira teatro. Día a día sube desde su casa muy temprano y llega al viejo barrio histórico de La Candelaria a prepararse para su ritual: ensayar”.

Y agregó: “No ha sido fácil para él, ni para ninguno de nosotros actores y actrices del teatro La Candelaria, mantenernos inquebrantables en el grupo, pero como siempre dice Piyó: ‘Milagrosamente siempre se superan todas las dificultades’. Durante muchos años Piyó se hizo cargo de las finanzas del grupo, siempre ‘en rojo’, como él mismo lo atestigua, pero siempre, gracias al ‘milagro’ teatro, emergiendo de todas las crisis”.

Para Piyó, que hoy ya no está, la máxima consigna era “Inventar la vida propia y la de otros cada día” y así lo hizo a través del arte.

Nace en Ibagué en 1935, deja como recuerdo su impecable trabajo en escena, su constancia y su disciplina, que son ejemplo para el teatro colombiano.

CULTURA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *