Cultura: el artista plástico José Antonio Suárez presenta obra sobre el coronavirus – Arte y Teatro – Cultura



José Antonio Suárez tiene un armario descomunal lleno de libretas y cuadernos de dibujo; los ha comprado en librerías y en papelerías de todo el mundo. En aeropuertos y en lugares inesperados donde el llamado del papel es irresistible, lo toca, siente su textura, aprecia la belleza de las tapas y tiene que comprarlos. “Estudié en Suiza y ellos viven obsesionados con la guerra y siempre tienen alacenas llenas de latas de atún, pasta y granos para alimentarse en caso de que estalle un conflicto”. Y en su caso particular, su alimento esencial es el dibujo.

Su lugar está en una mesa encorvado con gafas con todo tipo de monturas en la punta de la nariz. Finaliza una o dos obras diarias. En libretas, en papelitos, en el reverso de las facturas, con lápices baratos o sofisticados. Lo importante es hacer que aparezca un trozo de realidad en el papel. Suárez dibuja aviones, conejos, delfines, hombres sentados, tiene dibujos de las bailarinas de Degas, de Van Gogh, de Bob Dylan, de los Beatles, de Rimbaud y de hombres de perfil con sombrero; dibujó un libro con los textos y la compañía de Patti Smith luego de una serie de casualidades afortunadas después de una reunión en el MoMa de Nueva York.

(Además: ‘¡No pagues el arriendo!’: obra visceral de Óscar Murillo)

El dibujo se convierte en un diario de imágenes, en un constante ejercicio de registro cotidiano que subyace tanto a un impulso enciclopédico en la observación de la realidad

Lleva más de 40 años encerrado en su casa con sus libretas. No tiene celular, ni sabe que es un grupo de Whatsapp. Y es un hombre feliz. Su única salida rutinaria antes de que estallara la pandemia era a Comfama, una caja de compensación que se convirtió en el escenario donde dibuja con un grupo de estudiantes desde hace 15 años. Antes lo hacía en una casa de Taller 7 en el centro de Medellín, pero tuvieron que entregarla y la terraza y uno de los salones de Comfama se convirtió en un refugio para los rebeldes del dibujo.

“En las facultades de arte les dicen que no pinten, que no dibujen, que hagan videos, instalaciones, performances, de tanto decirles que no hicieran nada, llegaron a hacer dibujos. El arte es rebelde”.

(Lea también: ‘Nos dimos cuenta a la brava de que no tenemos otro hogar’)

“En el trabajo de José Antonio Suárez Londoño, el dibujo se convierte en un diario de imágenes, en un constante ejercicio de registro cotidiano que subyace tanto a un impulso enciclopédico en la observación de la realidad como a una sutil tentación autobiográfica, revelando sus pensamientos más íntimos, sus estados de ánimo y su inclinaciones artísticas y musicales”, dice Eugenio Viola, curador jefe del Mambo.

(Encuentre todas las obras de la colección de arte del Mambo y EL TIEMPO aquí)

Para no perder la forma ni la rutina en los primeros días de cuarentena con el grupo hizo esta serie. Metió en una caja de cartón diferentes temas y le decía por teléfono a uno de ellos cuál era el tema del día: “perro”, por ejemplo. Y todos –luego de que recibían la palabra clave– tenían que dibujar un perro. Al día siguiente otra cosa, y otra. Estos dibujos –que preparó para EL TIEMPO y el Mambo– corresponden a sus primeros 20 días de cuarentena. “No veo la hora de volver a verme con ellos para ver qué dibujaron”.

No dejen de guardar cada obra que publicamos sobre el covid -19, semana tras semana, con grandes artistas colombianos de nuestos tiempos; cuando el Mambo pueda volver a abrir sus puertas, se realizará una gran exposición con todas estas piezas y los artistas podrán firmárselas a ustedes, nuestros lectores.

(También le puede interesar: Ruven Afanador y las ilusiones de un planeta paralizado)

Por Fernando Gómez
Director de Bocas
En Twitter: @LaFeriaDelArte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *