Los pros y contras de reabrir la operación aérea nacional | Economía



Aunque anoche el presidente de la República, Iván Duque Márquez, anunció que los vuelos nacionales e internacionales no se reabrirán antes del próximo 31 de mayo, momento en el que terminará la emergencia sanitaria, está abierta la discusión sobre cómo serán los protocolos que se aplicarán para reabrir la operación aérea.

(Lea: Vuelos de carga en la cuarentena superan los 1.000)
Duque manifestó ayer que tanto los vuelos nacionales como los internacionales continuarán con restricciones, salvo casos humanitarios, de salud, de orden público y de funcionamiento del Estado.

(Lea: Sector aeronáutico ya afronta enfriamiento de operaciones)

Recientemente, el Presidente dejó claro que el Gobierno ha venido trabajando en la revisión los protocolos que en diferentes naciones han sido adoptados.

(Lea: Los protocolos de las empresas en el mundo para volver al trabajo)

“Hay muchos países que, por ejemplo, están limitando que no se utilice la silla de la mitad. Eso permite mayor distanciamiento. Se está exigiendo el uso del tapabocas y no se están distribuyendo alimentos en los vuelos”, dijo.

Incluso, Duque dejó entrever en días pasados que mientras el Gobierno tenga niveles de tranquilidad de controles, que incorporen monitoreos de temperatura, “creo que podemos ir dando pasos”.

Sin embargo, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, hizo pública su oposición a la reapertura de El Dorado ya que su operación podría generar una disparada en el número de contagiados. “Estamos como estamos por el aeropuerto. ¿Por qué Bogotá es la ciudad que tiene más alto contagio? Por el aeropuerto”, afirmó.

No obstante, quien tendría la última palabra para impedir la reanudación de las operaciones aéreas es el Presidente de la República.

Entretanto, una fuente del sector aeronáutico, que ha seguido de cerca el proceso de evaluación de la reapertura de las operaciones aéreas, indicó que la Aeronáutica Civil trabaja hace varias semanas, junto a los ministerios de Salud y Transporte, en un protocolo que establezca reglas estrictas de bioseguridad.

Por su parte, Andrés Ortega, gerente de Opaín -concesionario de El Dorado-, indicó que “el Aeropuerto El Dorado operará cuando las autoridades den la orden para reiniciar la operación de vuelos comerciales. Cumplimos con todas las medidas de seguridad necesarias para prevenir la propagación de la covid-19”.

Agregó que “hemos trabajado arduamente implementando medidas de prevención, seguridad e higiene con los más altos estándares para estar preparados para la reapertura”.

Entretanto, Ricardo Lenis, gerente de Aerocali (concesión que maneja el Bonilla Aragón), apuntó que “pese a tener controles suficientes, tenemos que decir que muchos pasajeros pueden llegar asintomáticos. Además, hay que resaltar que no se han hecho las suficientes pruebas”.

Desde la mirada científica, Jorge Martín, doctor en epidemiología y profesor investigador del Instituto de Salud Pública de la Universidad Javeriana, señala que “lo más preocupante son los sintomáticos o subsintomáticos. En un momento determinado deben garantizarse protocolos estrictos”.

Esto significa, explicó Martín, operar aviones máximo al 40% de su capacidad y que las aerolíneas garanticen el uso de elementos de bioseguridad. “Los protocolos deben ser estrictos no solo para pasajeros, sino para pilotos y tripulantes. Y deben suspenderse servicios a bordo y hacer la desinfección de aeronaves. Si eso no está de aquí al otro lunes, es un suicidio colectivo abrir eso”.

Sandra Valderrama, infectóloga de la Universidad Javeriana, asegura que “si se reanudan las operaciones aéreas estamos un poco expuestos a que el virus entre por los aeropuertos. Pero también hay que tener en cuenta que el virus ya está adentro. “Nos deberíamos preocupar por hacer más pruebas para tener mayor claridad”, dijo.

LOS APORTES DE LA IATA

Andrés Uribe, gerente de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA) para Colombia, dijo que trabaja con las autoridades en el protocolo de reinicio de las operaciones.

“Hemos hecho recomendaciones a la Aerocivil y, a nivel global, la IATA adelanta un documento para operaciones internacionales. Hay que hacerlo de manera razonable, que permita prestar el servicio”, agregó.

“Las autoridades deben decidir cuándo reanudar operaciones. Entretanto, a nivel internacional tenemos que coordinar con los demás países. La IATA trabaja con la OMS, la OACI y la OMT para hacer protocolos articulados entre diferentes Estados. La seguridad está por encima de todo en esta industria”, dijo Uribe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *