Indicadores flash, entre las nuevas tareas del Dane por la pandemia | Economía



El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) no ha sido ajeno a los ajustes que ha traído consigo la pandemia del coronavirus, no solo en la manera en que este realiza las encuestas sociales, pasando de ser netamente presenciales a tener un componente telefónico, sino también en la producción de indicadores, pues se están demandando unos con menores rezagos, u otros nuevos que permitan dar luces más rápido de la situación que enfrenta el país.

(Lea: Construcción podría ser el siguiente sector en activarse en el país)

En entrevista con este diario, Juan Daniel Oviedo, director de la entidad estadística nacional, habló de los desafíos que ha tenido que enfrentar el Dane y qué se viene, dada la coyuntura.

(Lea: ¿Qué sectores productivos se reactivarían después del 27 de abril?)

¿Qué recomendaciones tiene la Ocde para la producción de indicadores en tiempos de pandemia?

Entre estas está poder tener estadísticas flash que disminuyan el rezago de los datos. Un ejemplo fue el Indicador de Seguimiento de la Economía (ISE) a febrero, mucho más informativo que las versiones previas. Con el Sistema de Información de Precios y Abastecimiento del Sector Agropecuario (Sipsa) estamos entregando varios informes al día y permitiendo que la gente acceda al microdato.

También medimos los precios de los 26 productos de primera necesidad que estableció el Gobierno.

Además de esos, ¿en cuáles vienen trabajando?

Estamos trabajando con la Nasa para ver si podemos acceder a imágenes satelitales de luces nocturnas sin rezago de días. Queremos desplegar rápidamente la dinámica económica de las últimas semanas vía esas imágenes. Vamos a salir al aire próximamente con eso.

La Ocde ha pedido que empecemos a mirar elementos alternativos de percepción que es la encuesta de sentimientos que queremos sacar para mayo, y que revisemos mediciones indirectas como Google Trends para establecer algunos fenómenos sociales y económicos que están pasado, como el desempleo.

Explique un poco los dos últimos temas que menciona…

Estamos trabajando rápidamente para la implementación de una mini encuesta telefónica sobre percepciones de las personas confinadas en relación con los impactos sobre su dinámica económica, social, laboral e incluso de salud mental.

Sobre la segunda, al buscar la palabra desempleo en Google Trends se ve un pico importante desde la pandemia, aunque no es una fuente oficial, ayuda a que el equipo esté sensibilizado a que hay un desafío importante en la medición de esto y que debemos ser muy precisos.

En la medición de la tasa de desempleo, ¿habrá cambios metodológicos?

La medición del mercado laboral de Colombia no es una propia o que cada país se invente, es un estándar global. La primera recomendación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) es que los pilares básicos de criterios de medición de ocupados, inactivos y desocupados permanezcan sin cambios.

En esencia, el principal ajuste de la medición del mercado laboral aquí es la forma en la que se recolecta la información. En las encuestas sociales, como la de desempleo, el modo era presencial, pero las medidas actuales de aislamiento nos llevó a avanzar en la recolección de la información a través de plataformas telefónicas.

¿En el próximo dato de desempleo ya se siente el impacto de la pandemia?

Claro. El desempleo en Colombia tiene la cara urbana y la rural. La economía venía muy pujante y el mercado laboral urbano ya estaba reaccionando, siempre disminuyendo su tasa de desempleo, pero la pandemia le puso el freno fue a la dinámica en las ciudades.
Automáticamente vamos a ver un impacto sobre el mercado laboral y sobre todo en la informalidad, que es esencialmente problemática en la dinámica urbana de la economía.

Si los informales tienen cerrados sus locales o puestos de trabajo por la coyuntura, ¿pasarían al segmento de inactivos o desempleados?

Los criterios de definición de si una persona está ocupada, inactiva o desempleada no van a cambiar (…) Entonces, si en la encuesta se llama a una persona y esta tiene un carrito de perros y no lo puede sacar, pues automáticamente pasa a desempleado en una subclase de cesante, porque tenía una actividad y no la ha podido ejecutar.

¿Cuántas encuestas se hacen para el indicador de mercado laboral?

Normalmente al mes, para mercado laboral, se hacen entre 15.000 y 20.000 encuestas. Los dados estaban tirados para ir a 14.260 viviendas para medir marzo en la zona urbana, que es la única que tuvo ajuste.

Hogares encontrados tuvimos 14.327, de los cuales 13.659 registraron una encuesta completa, lo que significa que tuvimos cobertura de 95,34% y eso implica que en la recolección física se cuenta con casi 4.100 de estos que fueron encuestados presencialmente y, el resto, telefónicamente.

¿En la medición del PIB habrá cambios?

Nada. El PIB es una estadística derivada, es como el servicio de contabilidad, son los hechos y lo que se ve en los estados financieros, en los indicadores de producción o en las encuestas de dinámica económica, entonces es medir con neutralidad plena. En las estadísticas económicas hemos tenido que sensibilizar a la gente y a las empresas diciéndoles que medir el cero también es importante, pues muchos decían que para qué llenar las encuestas si estaban paralizados.

Valerie Cifuentes M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *