Fiscal Francisco Barbosa propone inhabilidad para jefes de los órganos de control – Delitos – Justicia



En su primera declaración como nuevo fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa Delgado no solo fijó las nueve líneas de trabajo que marcarán su gestión como jefe del ente acusador, sino que hizo una propuesta de carácter político para ampliar la inhabilidad que hoy existe para que los jefes de los organismo de control e investigación no puedan aspirar a la presidencia de la República al salir de sus cargos.

Tras asumir ante el presidente Iván Duque, el fiscal Barbosa sostuvo que cumplir su rol implicaba “hacerlo a tiempo completo, sin agendas dobles y con compromiso patriótico”. Y a renglón seguido invitó al contralor general, Carlos Felipe Córdoba, y al procurador general de la Nación, Fernando Carrillo, que se encontraban en la sala, a que lo acompañaran en el impulso de una “inhabilidad temporal que se quiere establecer a nuestros cargos para evitar el afán de iniciar campañas presidenciales precoces en el marco de nuestras funciones”.

El contralor Córdoba apoyó la propuesta y dijo que el único propósito de esos cargos tendría que ser luchar contra la corrupción y no hacer política. El procurador Carrillo sostuvo que esa propuesta ya está incluida en la reforma de la justicia que está siendo socializada con las altas cortes y otros sectores.

“No sé quién tenga aspiraciones presidenciales. No soy candidato a nada. Más bien, invito al Fiscal a unirse a la campaña de lucha frontal la corrupción conjuntamente con @CGR_Colombia”, escribió en sus redes sociales.

En la actualidad, los jefes de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría tienen una inhabilidad de un año para luego de terminar su periodo aspirar a cargos de elección popular, incluyendo la presidencia de la República. EL TIEMPO consultó a personas cercanas al fiscal, quienes señalaron que la propuesta está en construcción y no se ha planteado el tiempo que duraría la inhabilidad.

Se han registrado casos como el del fiscal general Alfonso Valdivieso, quien renunció a su cargo en mayo de 1997 para aspirar a la presidencia de la República. Y más recientemente el exprocurador general Alejandro Ordóñez, que estuvo dos periodos en el cargo y terminó su gestión en 2016 e hizo parte de la consulta interpartidista junto a Iván Duque y Marta Lucía Ramírez en la que resultó ganador en marzo de 2018 el hoy Presidente de la República.

Una inhabilidad temporal que se quiere establecer a nuestros cargos para evitar el afán de iniciar campañas presidenciales precoces en el marco de nuestras funciones

Esta idea del fiscal Barbosa ya se había intentado en el pasado sin éxito. El senador Germán Varón Cotrino señaló que un artículo en ese sentido se había incluido en la reforma de la justicia que alcanzó a ser aprobada en el Senado se hundió en la cámara por falta de trámite”. Añadió que la idea le gusta al Gobierno y que será el Ejecutivo “el que va a radicar una iniciativa en ese sentido al Congreso y el que la va a defender”.

Varón Cotrino dijo que el tema tiene consenso en varias de las bancadas, “porque esos cargos se nos han convertido en trampolines políticos”.

El exprocurador general Jaime Bernal Cuéllar fue mucho más allá y consideró que la inhabilidad tendría que extenderse a los magistrados de las altas cortes y debería ser de por vida. “Vengo insistiendo hace una década en distintos foros que la justicia se empezó a deteriorar y la gente empezó a perder la confianza en la administración de justicia cuando sus más altos dignatarios empezaron a usar sus cargos como plataforma para saltar a otras posiciones”, indicó Bernal Cuéllar tras señalar que quienes ocupen esos altos cargos se tendrían que “pensionar al término de sus periodos”.

El exfiscal general Mario Iguarán se sumó a las voces de apoyo y consideró que en esos cargos se consigue gran notoriedad y se corre el riesgo de que las decisiones que se tomen de tipo fiscal, penal o disciplinario “terminen respondiendo a factores de proselitismo al margen de la administración de justicia y el cuidado de los recursos públicos”.

Mientras que César Lorduy, representante de Cambio Radical, consideró que una inhabilidad de cuatro años sería muy fuerte para poder aspirar a cargos de elección popular, Edward Rodríguez, representante del Centro Democrático, señaló: “A mí me gusta porque estos organismos junto a las magistraturas deben ser de vocación y no se pueden convertir en una posición para hacer política”.

El senador José Obdulio Gaviria, del mismo partido, indicó que se requiere una reforma profunda, “por ejemplo, para eliminar las listas abiertas, pero esto de estar creando inhabilidades va en contra del ejercicio. Que la política misma controle a los jefes de estos órganos”.

La petición de Duque

El presidente Duque le pidió a Barbosa que la Fiscalía llegue a los territorios, no quedarse en los escritorios, sino ser cada vez más contundente para desvertebrar estructuras criminales. Dijo que también se deben dejar atrás “las tentaciones de la justicia espectáculo” y concentrarse en una justicia efectiva.

“Tengo también la certeza de que usted, con su verticalidad, enfrentará el narcotráfico, como el más grande flagelo que tiene nuestro país y, además, como la principal causa de hechos de violencia”, le dijo Duque, quien igualmente le encomendó proteger los derechos de los niños. Finalmente le pidió a Barbosa, “en nombre de muchos colombianos”, una tarea especial, y es que durante su Fiscalía se pueda llegar a los verdaderos autores intelectuales y materiales del crimen de Álvaro Gómez y de otros más.

Vicefiscal y otros nombramientos

El abogado Juan Francisco Espinosa Palacios, exviceministro de Justicia y actual director de Migración Colombia, fue designado nuevo vicefiscal general de la nación. Al contrario de sus antecesores, Espinosa Palacios no es penalista sino especialista en derecho contractual.

El Fiscal General nombró, además, a la directora de la seccional Bogotá Carmen Torres como directora de Seguridad ciudadana y el abogado penalista Gabriel Ramón Jaimes Durán fue designado como coordinador de la dirección delegada ante la Corte Suprema de Justicia. Y como directora ejecutiva de la Fiscalía fue designada Marcela María Yepes.

Adicionalmente, el funcionario anunció que Martha Janeth Mancera, directora de la Unidad Especial de Investigaciones, creada a partir de los acuerdos de paz con las Farc, tendrá mayor apoyo y adicionalmente será la coordinadora de las investigaciones para enfrentar los ataques a líderes sociales en el país y garantizar la judicialización de los victimarios.

Los nueve ejes que marcarán Fiscalía de Barbosa

Mayor presencia: 

El fiscal Francisco Barbosa dijo que hoy existe una presencia de la entidad en 550 municipios y se necesita llegar a 200 municipios más, especialmente a zonas de reincorporación de los desmovilizados del acuerdo de paz. Mencionó departamentos como Guainía, Cauca, Vichada, Vaupés y Putumayo.

Guerra a corrupción: 

El funcionario afirmó que el país “no se puede dar el lujo de ceder un ápice en este punto”. Y dijo que una de las prioridades será garantizar la protección de los recursos de la salud, del medioambiente y de la educación. Así como la persecución de quienes intenten apropiarse de esos recursos.

Protección a niños: 

Anunció un fortalecimiento de las unidades que investigan casos en los que las víctimas son menores. “Perseguiré los delitos cometidos contra nuestros niños, sin excepción alguna. Allí no habrá titubeos, ni privilegios”, dijo Barbosa tras referirse a la lupa que se pondrá a regiones como el Catatumbo.

Protección a líderes: 

La Fiscalía buscará el fortalecimiento de los grupos que investigan ataques a líderes sociales para lograr tasas de esclarecimiento de esos hechos superiores al 52 por ciento. “Como Fiscal General de la Nación, la lucha por la defensa de los derechos humanos es un punto de honor”, dijo Barbosa.

Más investigación: 

En las regiones, dijo Barbosa, hay Unidades de Reacción Inmediata (URI) que no tienen investigadores. Allí llegan especialmente las denuncias de los ciudadanos por casos como hurtos, y el Fiscal anunció que llegarán investigadores a esas zonas para que las personas tengan “justicia pronta”.

Casos sólidos: 

Habrá priorización de casos y se buscará que las investigaciones que se lleven ante los jueces sean fuertes. Barbosa dijo que no habrá “justicia espectáculo” y que solo se pedirá cárcel en los casos en los que esas medidas sean necesarias. Con esto buscará además reducir las demandas contra la Fiscalía.

Narcotráfico: 

La Fiscalía incrementará los despachos que tienen casos de narcotráfico y contra estructuras criminales relacionados con ese delito y el lavado de activos. “El daño que produce esa actividad lleva no solo a la destrucción del tejido social, sino que produce un daño ambiental sin igual”, indicó el funcionario.

Protección a mujeres:

El funcionario dijo que el ente acusador “pone a nuestras mujeres y a nuestras minorías en el punto más alto de protección. No toleraré el feminicidio ni el trato discriminatorio contra nuestros pueblos indígenas ancestrales”. Y añadió que esas investigaciones también serán una de sus preocupaciones.

Relaciones armónicas:

El Fiscal anunció una relación “armónica y sin estridencias” con la Jurisdicción especial para la paz (JEP). “Esta cumple una función atada a la justicia transicional y la fiscalía general mantendrá sus estrictas competencias en el ámbito de la justicia ordinaria”, dijo el fiscal Barbosa Delgado.

JUSTICIA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *