Contador, el capo que financia a disidencias que delinquen en Nariño – Cali – Colombia



El ‘Contador’ es un fantasma para las autoridades del suroccidente del país. En los últimos cinco años, el líder de uno de los grupos armados más importantes de la región ha conformado pelotones de más de 400 hombres, en su mayoría disidentes de las Farc, guerrilla a la que, según dicen los que lo conocen, no perteneció.

De acuerdo con documentos de inteligencia militar, quien sería hoy el más poderoso capo del narcotráfico en esta región tiene desde hace una década contacto directo con miembros del cartel de Sinaloa, en México, y estaría escondido en la selva del municipio Llorente, zona rural del litoral nariñense.

‘Contador’, apodado así porque siempre carga en sus manos los libros con el registro de sus finanzas, ayudó económicamente a varios de los grupos armados que ahora se han vuelto sus contendores en esta guerra que desplazó este mes a más de 4.000 personas en zona rural de Tumaco. La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito reportó en ese territorio más de 19.000 hectáreas de cultivos ilícitos en 2019.

(Le puede interesar: Los cementerios de NN a los que nadie se atreve a ir en Cauca y Nariño)

Es tanto el misterio sobre la verdadera identidad de este criminal que tanto la Fiscalía como el Ejército manejan diferentes versiones sobre su origen y edad. Algunos investigadores consultados por EL TIEMPO hablan de que nació en Medellín y que sería un hombre maduro, de más de 40 años.

Otras fuentes de inteligencia militar aseguraron que su verdadero nombre sería José Albeiro Irrigui Jiménez y sería originario de Cartagena del Chairá, en Caquetá. Se cree que tendría entre 29 y 30 años, la misma edad que tenía Wálter Patricio Arizala o ‘Guacho’ cuando fue abatido por el Ejército en 2018.

De hecho, el ‘Contador’ conoció a ‘Guacho’, exlíder del frente ‘Óliver Sinisterra’, hace más de tres años. También sostuvo acercamientos con Yeison Segura Mina, alias Don Y, el excomandante del frente ‘Daniel Aldana’ de las Farc, a quien le financió la compra de las ametralladoras y fusiles R-15 que se convirtieron en el armamento de las temibles Guerrillas Unidas del Pacífico (Gup).

‘Contador’ buscaría abrirse camino en Tumaco gracias a alianzas con comandantes de grupos ilegales a quienes les da recursos, a cambio de que produzcan más 100 toneladas de cocaína que serían exportadas anualmente a Estados Unidos.

Después de que ‘Don Y’ cayó muerto, su hijo, Víctor David Segura, alias David, asumió la Gup. El nuevo líder también siguió las relaciones con el ‘Contador’ hasta el 2018, cuando fue dado de baja.

(Lea también: Gobierno busca que disidencias de las Farc sean declaradas terroristas)

Pero el ‘Contador’ también financió a ‘Guacho’ cuando se supo que este no se acogería a los acuerdos de paz firmados en 2016 entre las Farc y el Gobierno Nacional. La relación se dañó en 2018 cuando el líder del frente ‘Oliver Sinisterra’ empezó a llamar la atención de las autoridades debido a sus crímenes, lo que afectó la producción de cocaína en la región.

El Ejército y la Fiscalía coinciden en afirmar que el ‘Contador’ estaría seduciendo la creación de más grupos armados porque paga mensualmente 1’500.000 pesos a quienes porten fusiles para ser parte de alguna de las disidencias en Nariño, y más de 2 y 3 millones a quienes pueden ser los cabecillas de estas organizaciones dedicadas al narcotráfico.

El criminal también habría pactado con otros grupos para lograr la reducción de los homicidios en Tumaco y así desviar la mirada de las autoridades. El séquito de ‘Contador’ está conformado por hombres que operan en zonas de Llorente, El Rosario y el río Mira, territorios que fueron ‘arrebatados’ al ‘Óliver Sinisterra’.

Sobre por qué no se conoce el nombre real del ‘Contador’, en la Fuerza Pública explicaron que, posiblemente, se debe a que su estructura tiene a varios ‘contadores’, que pueden despistar al momento de saber quién es el verdadero cabecilla.

CAROLINA BOHÓRQUEZ
Corresponsal EL TIEMPO
Cali

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *