¿Uber es economía naranja? | Economía



El fallo de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que obliga a Uber a desconectar su plataforma de servicio en Colombia, tras darle la razón a una demanda de una empresas de taxis por competencia desleal, desató una lluvia de comentarios en contra del Gobierno y la economía naranja que promueve.

(Lea: ¿Por qué Colombia se quedó atrás en regular plataformas digitales?)

Según los usuarios de redes sociales, la decisión de la SIC iría en contravía de esta política que fue una de las banderas de la campaña presidencial de Iván Duque. Al respecto, Portafolio.co consultó con expertos sobre si Uber es o no economía naranja.

(Lea: Proyecto de ley crearía un híbrido entre ‘apps’ y taxis)

De acuerdo con Felipe Buitrago, Viceministro para la Creatividad y la Economía Naranja, Uber, así como Rappi, Airbnb y Mercado Libre, no hacen parte de la economía naranja. “Son importantes emprendimientos de la Cuarta Revolución Industrial y, en ese orden de ideas, merecen un lugar especial en el desarrollo de las políticas públicas, sin embargo, no son actividades, plataformas o empresas dedicadas a la transmisión de la cultura, al disfrute de contenidos como las películas, la televisión, los libros o los videojuegos, entonces no hacen parte de este importante sector que está promoviendo el Gobierno”, afirma.

En ese sentido, Buitrago explica que la economía naranja son actividades que se clasifican en tres grupos: Artes y el patrimonio, Industrias culturales y Actividades de Cuarta Revolución Industrial.

“En el primero encontramos el teatro, el valet, la ópera, el turismo cultural, los parques arqueológicos y nuestra gastronomía. En el siguiente se destacan la industria editorial, la fonográfica y la audiovisual, y finalmente está el sector que incluye actividades de la Cuarta Revolución Industrial, como son los medios digitales, redes sociales, software de contenidos como los videojuegos, la animación digital, diseño web, diseño de modas, diseño gráfico, actividades como la publicidad y la arquitectura”.

Al respecto, Johanna Harker, directora de Wayra, aceleradora de emprendimientos de Telefónica en Colombia, sostiene que si se sigue al pie de la letra la definición del concepto presentado por el Gobierno Uber no es economía Naranja, dado que se entiende que todo desarrollo de productos y servicios deben estar relacionados con la cultura y la creatividad.

Sin embargo, señala que “el desarrollo del software que soporta la plataforma que hace posible la ‘magia’ de Uber es claramente un tema creativo, el cual genera un gran impacto en el desarrollo económico y social; como se ha evidenciado en estos años de operación en Colombia. Por esta razón yo sí enmarcaría a Uber y a otras plataformas similares dentro de la economía naranja.

En esa línea, René Rojas, CEO de HubBoog, afirma de manera contundente que la aplicación es economía naranja, aunque no se halla inspirado en esta para tener el éxito que tiene hoy en día. “Simplemente es una innovación que nació fuera del país y resuelve al final del día un problema de mercado que los modelos tradicionales. Eso le da una ventaja competitiva que hace que los modelos tradicionales se vean afectados, no porque sea o no economía naranja, es simplemente porque hay una propuesta de valor que es mercado absorbe de manera, más complaciente, más cómoda y entonces el merado de vuelve hacia donde mejor lo atienden”, explica.

Por su parte, David Luna, exministro de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, simplemente define a Uber como una empresa de tecnología. “Acá lo importante es que esa tecnología está beneficiando al usuario”, concluye.

PORTAFOLIO.CO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *