Hombre encerró y torturó a su esposa en Bilbao, Tolima – Otras Ciudades – Colombia



En delicado estado de salud permanece Estefanía Ospina Valencia, de 24 años, luego de que su esposo, Willington Cardona Patiño, la encerrara y torturara. El señalado utilizaba un machete para cercenarle trozos de piel de la espalda y las piernas a la mujer.

Además, luego de mantenerla encerrada, la golpeó y procedió a cortarle el cabello con el arma blanca. “Mi hija quedó desollada, sin piel, pues la castigó con el plan de un machete, tiene heridas desde la cabeza a los pies”, afirmó Samuel Ospina, padre de la joven, quien puso el caso en conocimiento de las autoridades.

El aberrante hecho sucedió el pasado 25 de diciembre en el corrregimiento de Bilbao, municipio de Planadas (sur del Tolima), donde sus habitantes exigieron la captura del responsable, quien -además- huyó con sus dos hijos menores de edad.

“Dicen que la golpeó de manera inmisericorde y que lo hizo por celos cuando la vio dialogando con otra persona”, señalaron habitantes de Bilbao, localidad ubicada a unas dos horas en carro de la zona urbana de Planadas.

Al enterarse de lo sucedido, su padre Samuel llegó a la casa donde encontró a Estefanía envuelta en una sabana y llorando por el dolor que sentía en su cuerpo.

Cuando increpó a Willington, le pidió perdón y “reconoció que la había embarrado”. Sin embargo, posteriormente, el señalado huyó con sus 2 hijos y no se sabe nada de su paradero.

De tanto darle machete, la dejó sin piel en la espalda y las piernas

El hombre también le destrozó la ropa y un bolso a su esposa, quien fue trasladada en moto por su padre al puesto de salud de Bilbao y luego al Hospital de Planadas.

“El esposo la cogió a patadas y puños en la casa porque la vio hablando con una persona, luego le dio con el machete hasta que ella se desmayó”, dijo Samuel y agregó que fue tanta la crueldad que le cortó el cabello.

“De tanto darle machete, la dejó sin piel en la espalda y las piernas”, aseguró. El padre de familia dijo que “no supe ni cómo hice para controlar la rabia al ver a mi hija malherida”.

También la amenazó de muerte para que no le contara a nadie lo sucedido y le escondió el celular, pero su padre se enteró por medio de vecinos que lo llamaron al ver el mal estado de salud de la mujer.

“Ese tipo es un salvaje, un cobarde, ojalá se haga justicia pues mi hija está muy mal, es que le castigó sin compasión y sin ninguna razón”, afirmó el padre de la afectada.

FABIO ARENAS
Para EL TIEMPO
IBAGUÉ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *