MERCADO DE CAPITALES

También conocido por el nombre de mercado accionario, es un mercado financiero que a través del cual se tienen la posibilidad de demandar y ofrecer medios o fondos fe financiamiento a mediano o largo plazo.  

Es decir, el mercado de capitales trabaja en función de los ahorros de personas y entidades que a su vez son utilizados para financiar los proyectos de otras personas, a fin de crear un movimiento comercial que beneficie a ambas partes en cuanto al crecimiento de su capital.

Como lo ha dejado claro Pedro José Rojas Chirinos, la actividad que realiza este mercado tiene como finalidad canalizar los nuevos recursos y el ahorro de los inversores con la potestad de ser un ente intermediario en cuanto a este tipo de asuntos, para hacer posible el hecho de que los inversores tengan la facilidad de manejar en sus compañías las operaciones de inversión y financiación que tanto resultan estratégicas para la vida económica de las mismas.

Por lo que, se puede entender con facilidad, que el mercado de capitales es utilizado como un medio para canalizar todos los ahorros de las entidades y de los individuos al mismo tiempo, a fin de que luego puedan ser utilizados o invertidos en el financiamiento de distintos proyectos que presentan otras personas u entidades ajenas.

A su vez, este también es utilizado para lograr el traslado de recursos desde aquellos sectores que no son muy productivos hacia otros que sí lo son, con la finalidad de lograr una inversión inteligente y mucho más proporcional financieramente.

El mercado de capitales se encuentra manejado por diferentes instituciones del sistema financiero, que son entidades o actores que intervienen en el mismo para trabajar como regladores y complementar las operaciones que se practican dentro del mercado.

Dichas operaciones son conocidas como, la bolsa de valores, las entidades emisoras, intermediarios o casa de bolsas, y por último, inversionistas.    

Por otro lado, también es importante apreciar que existen distintas clases de mercados de capitales, como por ejemplo, los mercados de valores y el mercado de crédito a largo plazo, así como también, aquellos denominados como mercados organizados y mercados no organizados, contando con la presencia también del mercado primario y el secundario. 

Y la pregunta sigue vigente sin duda alguna ¿Quién regula este tipo de mercados? Para todo existe un control estipulado bajo la ley, por lo que, es el Estado el que toma la tarea de la regulación de estos movimientos financieros, a través de una cantidad de medidas impuestas por la ley como el establecimiento de impuestos o de límites en los volúmenes que se negocian, con el objetivo de poder regular el flujo de entrada y salida de la cuenta capital de un  país.

Aquí es cuando entran en función los controles cambiarios, por ser los que hacen posible la restricción de la libertad en cuanto a la venta y adquisición de divisas al tipo de cambio que determina el mercado.

Por otro lado, también es importante saber que existe un mercado monetario que ofrece y demanda fondos a corto plazo, así que todo este movimiento financiero de los mercados y sus funciones, ha de cumplir o mejor dicho, de llenar todas las expectativas de los clientes o las personas que decidan hacer uso de los mismos.     

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *