Asesinan a dos técnicos que habían desaparecido en Cauca – Cali – Colombia



En una fosa común fueron encontrados, en avanzado estado de descomposición, los cuerpos de los técnicos caleños Óscar Eduardo Fajardo Muelas, de 31 años, y Daniel Quiñónez Orobio, de 38.

Ambos habían sido reportados como desaparecidos el pasado 7 de diciembre en Páez, Cauca. El secretario de Gobierno del Cauca, Jaime Asprilla, explicó que el hallazgo se produjo en la vereda Naranjal, corregimiento de Río Chiquito, a seis horas del casco urbano de Belalcázar, por miembros del Ejército Nacional.

Los cuerpos fueron trasladados a la sede de Medicina Legal de Neiva, Huila, donde la necropsia permitió la identificación. Asprilla atribuyó este hecho a las disidencias de las Farc, estructura Dagoberto Ramos.

Los dos hombres desaparecieron luego de que el pasado 7 de diciembre se trasladaron al municipio de Páez para desarrollar la implementación del proyecto de Zonas Digitales bajo el nombre de Acceso Universal Sostenible, efectuado por el Ministerio de las TIC.

(Le puede interesar: Macabro hallazgo de cuerpo en carro incinerado en el norte del Cauca)

Según información aportada por sus allegados, los ciudadanos ese día salieron en motocicleta en horas de la mañana de Belalcázar por la vía que comunica la vereda El Carmen con Riochiquito. “Solo nos indicó que viajaba al Cauca, no más, no sabemos cómo era su agenda de trabajo. Sí se comunicó que ya estaba en Popayán y que iba para Inzá y Páez-Belalcázar”, dijo Daniel Quiñónez, padre de la víctima.

En cuanto a Fajardo, allegados señalaron que tenía a su cargo la ampliación de las redes de internet en el corregimiento de Ríochiquito, zona rural de Páez-Belalcázar, y que ese día salió a ese lugar para desarrollar unas tareas encomendadas por la empresa en que labora.

Óscar Fajardo era natural de Morales, residía en la vereda La Estación y era el
encargado de presentarle a la interventoría el trabajo realizado. Daniel Quiñónez era
ingeniero industrial, caleño, y tenía a su cargo la interventoría del proceso. Ambos
estaban adscritos a la empresa Inred S. A. S.

Previamente a este hallazgo fueron encontrados los cuerpos de Juan Carlos Murcia y Álvaro Lozada Murcia, comerciantes del Huila que murieron asesinados en el resguardo indígena de Huila y en las riberas del río Páez, en inmediaciones del resguardo de Tálaga, respectivamente. En el momento de la verificación de los cadáveres se conoció que las víctimas recibieron impactos de arma de fuego. Los hombres se dedicaban a la venta de estanterías para la decoración de cocinas.

El lunes pasado, habitantes del resguardo Tóez reportaron el hallazgo de una persona sin vida dentro de un vehículo a la orilla de la vía.

La víctima fue identificada como José Juan Carlos Burbano, de 34 años, residente del vecino resguardo Cohetando y proveniente del departamento de Nariño. Las autoridades reportaron que el ciudadano fue atacado con disparos.

Esta misma semana fue reportado el asesinato de Gustavo Adolfo Sánchez Avirama, oriundo del corregimiento de Gabriel López, Totoró.

Su cuerpo fue encontrado en la vía que comunica a Silvia con Páez, dentro de un vehículo tipo campero de su propiedad, en el cual también estaban sus documentos y pertenencias, así como las llaves del automotor.

Las autoridades buscaban este domingo identificar el cuerpo de la persona que fue hallada en un carro incinerado en el norte del Cauca.

Ni siquiera se había determinado si el cadáver dentro del vehículo al que desconocidos le prendieron fuego cerca de Caloto era el de un hombre o el de una mujer.

El líder indígena Eduin Mauricio Capaz, coordinador del área de Derechos Humanos en la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (Acin), explicó que el hallazgo ocurrió alrededor de las 9 de la mañana de este domingo, en la vereda El Nilo.

MICHELL FRANCOIS ROMOLEROUX
Para EL TIEMPO
Popayán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *