En Risaralda, Hospital Santa Ana termina contrato con Medimás por incumplimiento en pagos – Otras Ciudades – Colombia



Más de 300 personas del régimen contributivo son las afectadas en Guática, Risaralda, por incumplimiento de Medimás en pagos al Hospital Santa Ana de este municipio. La deuda supera los 61 millones de pesos.

Desde el primero de agosto de 2017, la EPS no realiza los respectivos aportes por concepto de servicios prestados al régimen contributivo, incumpliendo con lo establecido en el contrato.

Ante la demora en los pagos y la elevada cartera que tiene Medimás con el Hospital Santa Ana, el centro de salud solicitó a Medimás la terminación del contrato del servicio que se está prestando, ya que únicamente ha cancelado el nueve por ciento de los radicados en el régimen contributivo. Esto hace que no haya buen flujo de recursos y pone en riesgo la salud de los pacientes al no trabajar con toda la capacidad instalada.

Carlos Andrés Posada, gerente del Hospital Santa Ana, señaló que “han habido múltiples dificultades con Medimás, por esto se solicitó la terminación del contrato unilateralmente por parte del hospital, por incumplimiento en la forma de pago, por esto se da por terminado el contrato”.

La petición que se hace desde la gerencia del Hospital Santa Ana es que le solicita a la Eps que cancele lo que debe. Este centro hospitalario atiende los servicios de Unidad Básica de Atención Primaria (Uapb) y urgencias para los usuarios de Medimás.

Olga Lucía Zuluaga Rodríguez, directora ejecutiva de la Asociación de Hospitales de Risaralda, señaló que “este es un fenómeno que se presenta, no solo en Guática, sino también en todos los hospitales del departamento, debido a que Medimás EPS no está cumpliendo con los pagos oportunos, además de una elevada cartera acumulada en Risaralda, que en algún momento se verá reflejada en la atención a los usuarios, ya que, sin recursos, los centros asistenciales no pueden operar oportunamente”.

Zuluaga reiteró una vez más el llamado a las diferentes EPS que operan en Risaralda para que se haga el pago oportuno a los hospitales y que se cancelen esas carteras pendientes para garantizar la prestación del servicio.

El panorama nacional no es ajeno a esta situación. La Superintendencia Nacional de Salud, en el 2019, recibió 330 demandas contra EPS e IPS que tienen que ver, principalmente, con la cobertura de los servicios de salud, la libre escogencia de entidad, la multiafiliación y la prestación de servicios no incluidos en el Plan Básico de Salud, antes el Plan Obligatorio de Salud (POS). Además, se impusieron 269 sanciones a EPS e IPS.

Para ocho de estas sanciones aplicaron las nuevas medidas y tarifas contenidas en la Ley 1949 de 2019, las cuales equivalen a multas por $ 11.000 millones. Las más relevantes son dos para Medimás, que suman $ 5.800 millones, una de ellas por $ 4.968 millones por el no suministro de medicamentos a pacientes trasplantados y por no haber atendido las órdenes de la Superintendencia para hacerlo de forma inmediata.

En total, se resolvieron, en el 2019, 356, teniendo en cuenta otras que venían de antes de la vigencia de la Ley. En cada caso, la decisión se toma antes de los 20 días después de radicada la demanda.

El 32 por ciento de las sanciones se interpusieron por fallas en la prestación de salud, que obedece a $ 29.000 millones; el 57 por ciento por incumplimiento de obligaciones de información ($ 21.000 millones); y el 11 por ciento por el inadecuado flujo de recursos del sistema de salud ($ 9.000 millones).

La Ley también establece que en 60 días se deben resolver las demandas por reembolsos económicos de pagos médicos que se hacen, es decir, cuando un paciente debe comprar los medicamentos. Sobre estos temas se recibieron 766 demandas en 2019 y ya se han resuelto 743.

NATALIA CHAVERRÍA
Para EL TIEMPO
PEREIRA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *