Los reparos de la academia a la reforma tributaria | Gobierno | Economía



Decanos y economistas de las más prestigiosas universidades del país enviaron una carta al Congreso de la República, en la que solicitan a los senadores y representantes a la Cámara que se posponga la discusión de la reforma tributaria, que este martes comenzó su debate.

Desde la academia piden que se abra una discusión amplia desde varios sectores, teniendo en cuenta la magnitud y alcance de una reforma de estas características de interés nacional.

(Congreso ya aprobó la mitad de la reforma tributaria). 

“Solicitamos a ustedes, Honorables Senadores y Representantes a la Cámara, que en este momento no se dé discusión al proyecto de ley señalado. En cambio, consideramos pertinente abrir el debate y trabajar conjuntamente, en un verdadero ejercicio democrático de política pública en el país, para proponer una reforma tributaria que verdaderamente responda a las necesidades de un crecimiento económico incluyente y que nos saque del círculo vicioso de una modificación de las reglas de juego tributarias cada dos años, con los indeseables efectos en materia de seguridad jurídica e inversión que esto conlleva”, manifestaron los firmantes de esta carta.

“Vemos, al igual que el año pasado, una presión injustificada por aprobar rápidamente un proyecto de ley que, sin mayor debate técnico, concede casi 9 billones de pesos en beneficios tributarios a las grandes empresas incluyendo también otras medidas que pretenden dar respuesta al movimiento social, pero que no constituyen realmente un beneficio generalizado para la población, en especial la de menores ingresos”, agrega la misiva.

De acuerdo con la misiva, no es clara la razón detrás de la entrega de los alivios tributarios a las mega-inversiones, ni los criterios utilizados para escoger la naturaleza de las inversiones y los sectores que componen la llamada Economía Naranja, ni las razones de la reducción la tarifa del impuesto de renta a las empresas, entre otras disposiciones.

“Adicionalmente, medidas como los días sin IVA son populistas, complican el sistema tributario, y menoscaban el recaudo. Si bien se anuncia la posibilidad de una compensación del IVA pagado, destinada a la población de menores ingresos, el texto persiste en otorgar una multiplicidad de exenciones tributarias a sectores específicos, lo cual no solo reduce el recaudo, sino que también dificulta la labor de supervisión de la Dian, altera de forma poco transparente la neutralidad del sistema tributario y resta capacidad de negociación al Gobierno frente a los grupos ya favorecidos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *