La cultura es el eje del turismo bumangués – Otras Ciudades – Colombia



Trajes de colores, caras pintadas, zancos, peinados y bailes llenan de folclor las calles de Bucaramanga cuando un centenar de artistas protagonizan el Desfile de la Cultura, icónico espectáculo de la Feria Bonita que celebró su edición 70 y que se puede gozar cada mes de septiembre en la capital santandereana.

Carrozas que hicieron alusión a festividades como el Festival del Joropo, el Carnaval de Barranquilla, la Feria de las Flores, el Día de los Muertos, el Año Nuevo Chino y las Fallas de Valencia (España) se mezclaron con actividades gastronómicas, académicas y de moda que enaltecieron el trabajo de los santandereanos.

Sin embargo, este es tan solo uno de los planes culturales y turísticos que tiene para ofrecer Bucaramanga y sus alrededores. Si es de los que busca historia y espectáculos, el Teatro Santander es una parada obligatoria. Construido entre 1928 y 1932, el edificio es un hito urbano de Bucaramanga, destacado por su majestuosidad arquitectónica. Pese a que en el 2001, el Teatro cerró sus puertas cayendo en desuso y deterioro, años después fue declarado Interés Cultural de Carácter Municipal renaciendo en el 2009.

Foto:

Jaime Moreno/ Archivo EL TIEMPO

Ahora, con los espacios la Gran sala y el Salón de fundadores, el Teatro Santander es un valuarte del centro y conserva una parte de su arquitectura original ofreciendo toda clase de espectáculos artísticos. A solo una calle de distancia puede conocer también el Museo Militar Batalla de Palonegro en el que se ahonda en la historia nacional de la batalla ocurrida en el año 1900 en el marco de la Guerra de los Mil Días y rescata los valores y la memoria de la cultura santandereana.

Por otro lado, a escasos minutos de Bucaramanga se pueden visitar los municipios de Villa de los Caballeros de Girón y Floridablanca conocidos por sus edificaciones de época. Las obleas y el ‘maracumix’, un delicioso helado servido en la misma cáscara de la maracuyá con pulpa y lechera, son imperdibles. También hay granizados con mezclas originales.

Finalmente, algo que no puede dejar pasar en su visita a Bucaramanga es la visita al Cerro del Santísimo, una escultura artística de gran dimensión posado sobre un espejo de agua. Se sube por teleférico y la vista es inigualable, tanto de la naturaleza donde se encuentra como de Girón, Piedecuesta, Floridablanca y Bucaramanga. En las noches se proyecta un show de luces en el agua que termina de encantar a los visitantes haciendo un recorrido por las tradiciones santandereanas.

Cocina de autor, un plan fijo

La gastronomía de autor rescata saberes y sabores locales, actualmente Bucaramanga cuenta con una amplia oferta que mezcla tanto la cocina tradicional como nuevas experiencias contemporáneas para todos los gustos. Cortés cuenta con una variedad de platos inspirados en el mediterráneo en donde los amantes de la comida de mar y de los cortes de carne magra se pueden deleitar de principio a fin. Por su parte, Maíz Pelao evoca lo mejor de la comida tradicional santandereana con un toque vanguardista. Platos como los chorizos cocinados en guarapo, la punta de anca o las costillitas se entremezclan con el estilo original del chef Carlos Contreras para encantar al comensal. Este lugar ofrece, además, un menú por pasos que vale la pena probar si de lo que se trata es de dejarse sorprender.

Finalmente, otra opción es Battuto, espacio que recrea las calles italianas e involucra a los comensales con el ambiente de la cocina abierta. En esta zona conocida como Cabecera del Llano también se pueden encontrar buenos lugares para tomarse unos cocteles y comer hamburguesa.  

STEPHANY ECHAVARRÍA
ADN
*Por invitación del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo y Fontur.
Correo: johech@eltiempo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *