Las claves para regular a Uber, Beat, Cabify y similares | Economía



Las plataformas de transporte como Uber, Beat, DiDi y Cabify llegaron para quedarse y la tarea es regularlas, afirma Mauricio Toro, representante del partido Alianza Verde, quien presentó un proyecto de ley con este fin el miércoles de esta semana.

Mediante el proyecto el congresista busca que los taxistas y conductores puedan trabajar con las mismas condiciones laborales y de competencia.

Lea: (Presentan proyecto de ley para regular las plataformas de transporte)

¿Por qué es necesario regular las plataformas digitales de transporte?

Es una deuda que tenemos desde hace seis o siete años con los colombianos. Hay que pensar en el ciudadano, que es el que tiene que decidir en qué se quiere mover de acuerdo a su presupuesto y seguridad.

Tenemos la obligación de crear una normatividad que le permita a estas plataformas operar sin problemas en Colombia porque llegaron para quedarse y no se van a ir. En el mundo hay más de 50 compañías como estas, en Colombia ya hay siete y van a seguir llegando porque es un mercado atractivo, tiene un número de personas que permiten la sostenibilidad de estas empresas y tenemos problemas de movilidad. Estas empresas resultan estables y además le solucionan un problema a los ciudadanos.

Lea: (Uber retira millonaria inversión de Colombia)

¿Por qué cree que no lo ha hecho el Estado?

Por temor, el Gobierno se ha dejado amedrantar de las amenazas que han hecho los taxis amarillos y los transportadores de bloquear las ciudades. Entonces nos toca hacerlo vía legislativa.

Lea: (Los retos de las plataformas digitales)

¿Qué se busca con la regulación?

Queremos equilibrar la cancha de tal manera que las plataformas tecnológicas de pasajeros como los taxistas puedan convivir en igualdad de condiciones. En estos momentos no es equitativo porque mientras un taxista tiene que pagar una cantidad de cargas, una empresa como Uber, Beat o Cabify no lo tienen que hacer. Hay que quitarle cargas a los amarillos y hacerle algunas imposiciones financieras a las empresas de tecnología de transporte de pasajeros. Este proyecto no busca ser ni el de los taxistas ni el de las plataformas, quiere ser el de los ciudadanos.

El tema más álgido es el de los cupos de los taxistas, ¿cuál es la propuesta en este caso?

Vamos a eliminar el tema de los cupos porque está mandado a recoger, fue impuesto hace muchos años y está desactualizado. Creemos que es el mercado el que tiene que determinar cuántos taxis y soluciones de movilidad deben existir en una ciudad o sitio.

Este proyecto contempla que el 1% de las ventas de las plataformas vayan destinadas a un fondo de compensación de cupos para poder comprárselo a aquellas familias que invirtieron su capital en un cupo y no lo pierdan. Y cuando ya se haya acabado el tema de los cupos, lo de ese fondo debe ir para el mejoramiento de la malla vial e infraestructura como parte de la responsabilidad que tienen estas empresas que circulan estos vehículos.

Es decir, la idea es comprarle los cupos a los taxistas…

Sí, se les pagaría un valor por el mismo. El transporte lo debe regular el mercado, lo de los cupos es ficticio.

¿Cómo funcionaría lo del seguro adicional para el transporte de plataformas?

Mientras los taxistas tienen que pagar una póliza adicional que cubre tanto al conductor como al pasajero, en las plataformas esto no ocurre. Esto se equilibra con que las plataformas tengan un seguro que cubran tanto al pasajero como al conductor de la misma manera que lo hacen los amarillos.

¿Cuál sería el cambio en las licencias?

Mientras los taxistas tienen que sacar una licencia especial de transporte, los que conducen las plataformas no. Así, todos los que conducen para plataformas tendrán que sacar una licencia de transporte de pasajeros sin importar si prestan el servicio 2 o 40 horas a la semana. Con esto se busca un mínimo de cualificación para garantizar que la persona tiene lo mínimo requerido para conducir un servicio de transporte.

¿Y cómo sería el punto de la tributación para las plataformas?

Las plataformas no pagan impuestos en Colombia. 

Pero ellos dicen que pagan el IVA…

Sí, pero no pagan impuesto sobre la renta mientras que las compañías de taxi y las cooperativas sí tienen que pagar un impuesto de renta. Con las plataformas tecnológicas, el IVA lo pagan los usuarios, lo que ellos hacen es retenerlo y pagárselo al Estado. El ingreso de los transportadores se va a otra parte y luego ellos desde allá giran a otro país.

Les queremos decir que hay que ser responsables y como mínimo tienen que pagar el impuesto sobre la renta aquí en Colombia. Ellos dicen que pagan impuestos sobre la renta, pero esto es sobre la plata que giran para el alquiler del edificio donde trabajan los 300 empleados. Estamos hablando es del impuesto sobre la renta de las ventas, como lo paga cualquier empresa en Colombia. Si quieren invertir en el país les vamos a ayudar, pero deben pagar impuestos como todos.

¿Qué otro aspecto toca el proyecto?

Faculta al ministerio de Transporte para que actualice la ley que regula los taxis amarillos. Con esta se generaría un estímulo al taxista para que se digitalice creando todo un esquema de cambiar los taxímetros por tabletas y así puedan usar, por ejemplo, el servicio de tarifa dinámica. Además, que las tarifas no las regulen más los alcaldes.

Lo que sucede es que en horas valle un taxista no tiene la posibilidad de capturar más clientes, pero Uber sí porque puede utilizar la tarifa dinámica. La idea es que los taxistas puedan competir en igualdad de condiciones, tener tarifas dinámicas y utilizar la teconología para potencializar sus ingresos. Ahora los taxistas en esto están en desventaja y por esto hay que incentivar que puedan migrar a las tecnología digitales.

¿Esto acabaría con las empresas de taxis?

No, las fortaleceríamos porque las haríamos más competitivas al ofrecer mejores servicios. Hay que igualar ambos servicios porque en este momento los amarillos no pueden competir con las tecnológicas. Así el ciudadano escoge en qué se quiere mover.

Las empresas de taxis se convertirían en plataformas también como ya funcionan Tapssi, taxis libres y Cabify, por ejemplo. Con esto, las empresas de taxis con plataforma digital podrían vincular a los particulares y se vuelven compañías de tecnología que prestan este servicio. Es la oportunidad para que las compañías de taxi puedan tener su repotenciación 2.0.

¿Este proyecto se consensuó con las plataformas y los taxistas?

Llevamos un año trabajando en esto, nos reunimos con varias empresas de taxis y encontramos la realidad: muchas quieren ingresar a la nueva era de la tecnología y la innovación, quieren participar y que se legalicen los demás, pero hay un porcentaje un poco mayor que no se dejan hablar, uno va, se sienta y sus posiciones son radicalmente negativas sobre esto. Dicen que no quieren ingresar a ese mundo que porque llevan muchos años y los otros son ilegales.  

No quieren ver que la realidad del mundo cambió y que esas plataformas van a seguir llegando. Aprovecho para mandarles un mensaje: los cupos para taxis en Bogotá estaban antes en 120 millones de pesos, ya van en 70 millones y van a seguir bajando hasta de pronto perder su inversión.

Ellos argumentan que el Gobierno no debe dejar entrar a las plataformas…

Pero eso no puede ser. Colombia por el principio de neutralidad tecnológica no podría apagarlas porque violaría tratados internacionales, entre ellos con la Ocde. Eso nunca va a pasar, a los taxistas les llegó la hora de insertarse en la tecnología y no después cuando ya ese cupo no valga nada.

¿Y las plataformas están de acuerdo?

No en todo. Pero en este proyecto ambos tienen que ceder. Les quitamos cargas a unos y les damos responsabilidades a otros, protegiéndolos a todos de tal manera que puedan participar en un mercado con libertad e igualdad de condiciones.

¿Y cómo beneficia este proyecto a los conductores que utilizan las plataformas?

Más de 80.000 conductores de las plataformas están generando ingresos para sus familias, no son delincuentes, son personas que están trabajando por mejorar sus ingresos. Lo mismo los taxistas que en estos momentos están tratando de sobrevivir bajo condiciones de desigualdad. 

Pedro Miguel Vargas N.
Editor Portafolio.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *