Las infracciones no solo son culpa de los transportadores – Otras Ciudades – Colombia



Las manifestaciones y bloqueos de un grupo de transportadores en Bogotá la semana pasada cesaron, mas no la insatisfacción del sector en general por los partes y las suspensiones de licencias de conducción.

Expertos opinan que el problema de las infracciones no depende solo del comportamiento de los conductores, como manifestó la Secretaría de Movilidad, sino también de otras situaciones en la vía que dificultan el cumplimiento de las normas.

Panorama

Entre el primero de enero y el 31 de julio de 2019, las infracciones de tránsito más comunes en la capital se dieron por estacionar un vehículo en sitios prohibidos, con un total de 214.871 multas, según la misma secretaría.

Reincidir en partes como ese en menos de medio año hace que se suspenda la licencia de conducción por seis meses.

“Pasamos de 9.648 reincidentes en infracciones al Código de Tránsito en el 2017 a 33.734 en el 2019; y de 1.690 licencias de conducción suspendidas en 2017, se aumentó a 2.495 en 2018”, según cifras oficiales.

La vehemencia que ha tenido la actual administración con aquellas normas provocó que un grupo de conductores se manifestara en contra, realizara bloqueos en calles importantes y afectara la movilidad de cientos de habitantes los pasados 23, 24 y 25 de septiembre.

“En la medida en que estos conductores cumplan y manejen de una manera adecuada y preventiva, no van a ser objeto de sanciones por parte de la Policía de Tránsito”, fue el mensaje de la Secretaría esos días.

Aunque el gremio en general no se sintió representado por la minoría que salió a paro, a raíz de la situación, diferentes transportadores se reunieron y enviarán este lunes una petición de diálogo al Ministerio de Trabajo sobre las que consideran condiciones injustas para realizar su labor.

La otra mirada

El TIEMPO habló con un experto en movilidad y luego con un transportador. Opinan que la solución va mucho más allá de portarse bien en la vía.

Francisco Mora, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Rama, Servicios de la Industria del Transporte y Logística de Colombia, dice que el problema específico del mal parqueo afecta sobre todo “al transporte de entrega de paquetes puerta a puerta y a las camionetas con furgon que reparten mercancías de ‘última milla’, es decir, en los barrios más alejados”.

Mora expresa que estos transportadores se ven a veces obligados a parquear el vehículo en vías prohibidas para entregar los productos a tiempo.

Por su parte, José Stalin Rojas, director del Observatorio de Logística, Movilidad y Territorio de la Universidad Nacional explica que “las vías y horarios para los transportadores de carga son muy incipientes”.

Las vías y horarios para los transportadores de carga son muy incipientes

Para este profesor de Gestión de las Operaciones y la Producción, los conductores de mercancías “necesitan de vías libres y controladas para que no se sumen al transporte privado y colapse la movilidad, como está la Autopista Norte en estos momentos”.

Para el experto, otras alternativas podrían ser: promover que las industrias se muevan durante el día por fuera de Bogotá, la distribución nocturna de mercancías y la mejora de la malla vial.

Las altas velocidades

Mora, quien trabaja como conductor de bus integrado al sistema de transporte en Bogotá, cuenta que el tiempo que pierden en un trancón, lo tratan de compensar en vías libres con altas velocidades para llegar al destino en el horario exigido.

Esto es captado por cámaras, no solo en las calles sino, según el conductor, por trabajadores de Transmilenio, quienes pasan reporte a las empresas empleadoras y estas multan internamente al trabajador.

Por otro lado, dice que esta administración no ha hecho frente a “la guerra del centavo”, que es cuando dos conductores de la misma ruta se encuentran y luchan entre buses por recoger primero a los pasajeros primero que el otro, pues del número de usuarios depende su remuneración. A esta práctica la llaman “fuchar”.

El transporte informal

A las manifestaciones de la semana pasada se sumaron algunos conductores de transporte informal, carros privados que prestan un “servicio público” de manera ilegal. Este también es un foco de las autoridades.

Según el profesor de la Universidad Nacional, “son un indicador de la deficiencia del transporte público en cuanto a cobertura y frecuencia, y no solamente pasa en Soacha, sino alrededor de muchas estaciones de Transmilenio. A mejor transporte público menos informalidad”.

Avances y futuro

“Se ha avanzado en dedicar carriles preferenciales a los buses del SITP (Sistema de Transporte Urbano de Bogotá)”, dice el profesor Rojas y lo valora, sin embargo, según él, esto le ha quitado espacio “al carro privado y por su puesto al transporte de carga”. Por eso reitera la necesidad de vías libres para este tipo de transporte.

Dice que ya hay propuestas en ese camino en el POT (Plan de Ordenamiento Territorial), pero “no se han materializado”.

Rojas y Mora coinciden en que, por el tamaño de los vehículos de los transportadores, el riesgo de accidentes y problemas de movilidad que conllevan es mayor, por eso su responsabilidad también debe ser alta.

Comprenden que la administración no puede levantar las suspensiones a las licencias de conducción, ya que esto sería violar la ley y ninguna autoridad puede sobrepasarla, al contrario, debe hacerla cumplir.

Pase por puntos

Por último, Francisco Mora y otros transportadores apoyan la iniciativa que han planteado desde el Ministerio de Transporte y Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad de la ciudad, sobre el pase por puntos.

Es decir, por cada infracción se restaría uno o varios puntos que se da al principio, dependiendo de la gravedad, hasta que se agoten y se les retire la licencia de conducción.

Esto lo manifestarán en las reuniones que esperan tener pronto con el gobierno nacional, pues les parece que hoy “los castigos son desproporcionados”.

MARIANA WHITE LONDOÑO
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *