Análisis de la obra ‘Paraiso’ que llega a las salas de Casa E – Arte y Teatro – Cultura


Mark Twain es uno de los humoristas más emblemáticos de la literatura universal por el desborde de imaginación e ironía de sus textos.

Uno de estos textos representativos de esas cualidades es Los diarios de Adán y Eva, obra en la que los protagonistas hacen reflexiones como si se tratase de seres de nuestros días.

Ahora, en Casa E se está presentando Paraíso, una adaptación del texto de Twain, hecha por Germán Betancourt y dirigida por él mismo, con Jocelyn Meneses y Alexis Sánchez. Desafortunadamente, aquí el efecto cómico se pierde por esas misteriosas razones que tiene el escenario para rechazar las obras cuando la elección de puesta en escena y la orientación a los actores no son las más acertadas.

Aquí, el director resolvió ubicarnos en un escenario de cortinas construidas con unas cuerdas de hojas de plástico, unas instalaciones eléctricas como las que ponemos en los árboles de Navidad, para simular las estrellas, y una sábana de fondo para poner de vez en cuando una lámpara que simula la luna.

Supuestamente se trata de África. Adán y Eva aparecen primero con un short color piel, simulando desnudez, y luego, durante el resto de obra, con unos taparrabos hechos de cabuya. En ese decorado y con esa indumentaria aparecen Adán y Eva recitando los textos, perdidos en esa manigua de plástico, sin ninguna posibilidad de conectarse con el público más allá de aquellos momentos en los que hacen ingenuos gestos para referirse a la sexualidad.

Casa E, carrera 24 n.° 41-69. De miércoles a sábado, a las 8 p. m.

ALBERTO SANABRIA
Crítico de teatro
sintelones@hotmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *