Respuesta de Matador a Salud Hernández por su columna en EL TIEMPO – Otras Ciudades – Colombia



Este jueves, la periodista Salud Hernández- Mora publicó una columna en EL TIEMPO titulada ‘A Matador y al hijo del mono ‘Jojoy’’. 

(Lea la columna aquí)

En esta Hernández expuso que no le gustó la carta del hijo del ‘Mono Jojoy’, pues eleva a los altares “con un orgullo desmesurado, a un papá que ejerció la criminalidad de manera despiadada”.

En la columna, la periodista también mencionó a Matador por su actitud “frente al idiota que le envió un mensaje amenazante en abril del año pasado y hace poco fue condenado a 38 meses de prisión”.

Hernández dice esto debido a que el sujeto “deseó muy al principio pedirle perdón en público, en privado, de rodillas, en donde lo citara, por su ‘terrible error’. Matador rechazó el ofrecimiento, y la película siguió por un derrotero absurdo. Anuncios grandilocuentes de la Fiscalía, captura del tipo con parafernalia y la mencionada sentencia”.

En un trino, el caricaturista le respondió: “Querida tía Salud, muchas gracias por esa “maravillosa” e iluminante columna, pero…¿no podrías haberla titulado de otra manera? mira que los uribistas que son bien flojitos en lectoescritura podrían leer:
“A Matador el hijo del “mono” Jojoy”. Un abrazo de tu sobrino matador”. 

(Le puede interesar: Habrá más muertos)

Querida tía Salud, muchas gracias por esa “maravillosa” e iluminante columna, pero…¿no podrías haberla titulado de otra manera? mira que los uribistas que son bien flojitos en lectoescritura podrían leer:

“A Matador el hijo del “mono” Jojoy”.

Un abrazo de tu sobrino
matador pic.twitter.com/GluzOVeSci

— matador (@matadoreltiempo) September 26, 2019

En la columna, la colombo-española, asegura que “hicieron una tormenta en un vaso de agua porque ese sujeto no suponía amenaza alguna”.

Su llamado a Matador es porque ella no entiende por qué no aceptó la petición inicial de “clemencia del autor, que habría detenido la bola de nieve judicial”

Sin embargo, la autora aclara que solo cuando ya era inevitable la condena, lo perdonó.

ELTIEMPO.COM



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *