Cerveceros artesanales no quieren que los saquen del mercado – Cali – Colombia



En la actualidad, en el Valle, existe un promedio de 20 marcas de cerveza artesanal, algunas se producen en plantas propias y otras se elaboran baja la modalidad de maquila. Y se gestionan entre 60 y 80 nuevos proyectos en la región, para ampliar la oferta.

Pero salir adelante con estos emprendimientos, que ya fueron incluidos dentro de la llamada economía naranja, no ha sido fácil y una de las mayores dificultades es acceder al registro Invima.

“Nos exigen un registro por cada cerveza que vamos a lanzar al mercado, eso vale 3,5 millones de pesos en promedio y si uno quiere tener cerveza del barril y de botella, es uno para la del barril y otro para la de botella, son 7,5 millones que hay que invertir por un solo tipo de cerveza, es un costo muy alto que, a veces, es difícil que un cervecero casero lo asuma, por eso hay mucho cervecero informal”, dice Hernán Felipe Apraez, gerente de la Cervecería Antaño, la que surgió en el barrio Granada de Cali.

Ahora que hacen parte de la economía naranja el panorama parece despejarse.

“Implica hacer las cosas cada día mejor, formalizarnos, buscar producir en plantas que tengan concepto favorable y obtener el registro Invima; implica que ya nos colocan mucha más atención, entonces, podemos exigir, proponer que, en vez de que nos cobren un solo registro Invima por cada tipo de cerveza, que nos certifiquen una planta y podamos producir mucho tipo de cerveza sin pagar cada vez más”, dice Apraez.

Hacia 1825 se comenzó a elaborar cerveza artesanal, según un documento del Banco de la República.

“Hay mucha carga impositiva y no generamos la suficiente producción como para asumirlas, nos comparan con las grandes compañías y somos una microcervecería”, dice Carlos Quesada, de Nueva Granada, otro de los productos artesanales que ofrece la región.

Se estima que los cerveceros artesanales tienen el 1,0 por ciento del mercado.

La cultura es difícil de cambiar, la cerveceras grandes atacan fuerte el mercado a nivel comercial y no tenemos esas mismas posibilidades

“Además, mucho establecimiento tiene contrato de exclusividad con una sola marca y así es difícil competir con nuestros productos”, señala Jeremías Viveros, de Nueva Granada.

“Otra dificultad son los precios, hay una gran diferencia entre el del producto industrial y el artesanal y la cultura de nuestro público no alcanza a comprender por qué, nuestra cerveza artesanal puede ser más costosa, aunque es una cerveza es un producto con otras características, de calidad y con infinidad de sabores para degustar”, dice Jerson Vargas, de la cerveza artesanal Carreta.

Otra dificultad es la consecución de insumos, no es fácil conseguirlos, máximo cuando queremos traer los mejores para el producto que queremos elaborar

Para fortalecer el gusto no solo por la cerveza sino por impulsar su elaboración con todas las normas y reglas, el Club de Cerveceros Artesanales del Valle prepara para este 7 de septiembre y por tercer año consecutivo el ‘Festival Cali Tiene Birra’.

En Pance se abrirá espacio para que unas 12 casas cerveceras de la región muestren al público lo mejor de su cosecha y producción.

En el país existen 151 casas cerveceras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *