Boda colectiva de excombatientes de las Farc en Valledupar – Otras Ciudades – Colombia



Hay historias de amor que no saben de tiempo, que surgen en circunstancias insospechadas y parajes impensables.

Historias como las de José y Marcela*, una pareja de excombatientes de las Farc que se conoció en las montañas escarpadas de la Serranía del Perijá (Cesar), cuyo romance sobrevivió a situaciones extremas del conflicto armado, pero que, en la tarde del pasado martes, cumplieron el sueño de casarse, un anhelo aplazado, tras un largo periodo de relación, que por fin  germina lejos de las granadas y fusiles.

“Fueron tiempos difíciles porque a veces a ella la mandaban a campamentos diferentes al mío y nos veíamos cada cuatro meses. Ahora estamos felices, esperando la llegada de nuestro primer hijo, pues ella tiene seis meses de gestación”, relató uno de los exguerrilleros.

Junto a ellos, otras parejas de “camaradas”, vestidos, maquillados y peinados glamurosamente, ellas con vestidos largos, ceñidos al cuerpo, con velos y bouquet formado por pétalos de rosas, y ellos, con esmoquin, llegaron ilusionados al altar, orquestados por un cruce de miradas que transmitían una explosión de alegría y esperanza.

“Con mi novia teníamos ese anhelo y llegó esta oportunidad. Uno en el monte, en medio del conflicto, no podía ir a una iglesia a casarse, por lo que algunos solo se juraban amor eterno en la orilla de un río, pero en cambio este será un evento especial”, comentó Antonio Calderón, quien hizo parte del frente 52 de las extintas Farc, ahora administrador del taller de confecciones.

Fueron cerca de 10  las parejas que se casaron y  residen actualmente en el Espacio Territorial de Capacitación y Reincorporación de Tierra Grata (Cesar).

Decidieron regularizar su situación civil a través de una boda colectiva, organizada en el marco de la tercera edición de la Feria para Novias del Cesar, que tuvo lugar en la noche del pasado martes en Valledupar, liderada por el empresario, Leonardo Hinojosa, una apuesta de responsabilidad social con la que busca afianzar el desarrollo y la paz de la región.

“Son personas que dejaron las armas para emprender un nuevo proyecto de vida, que soñaron con casarse, pero que por las condiciones en que vivían nunca pudieron hacer realidad este sueño, y nos propusimos organizar una boda civil con todos los protocolos, una boda civil con la bendición de un líder espiritual. Desde luego, todos los gastos fueron asumidos por las directivas del certamen”, explicó Hinojosa.

*Nombres cambiados

Ludys Ovalle Jácome
Especial para EL TIEMPO
Valledupar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *