Soldados en Bolívar se sienten cansados de patrullar enfrentando al Eln – Otras Ciudades – Colombia



La vida en el monte es difícil para el soldado. Hace frío. Las noches son largas, y cualquier ruido en la oscuridad es sinónimo de enemigo al acecho.

En el fragor de la guerra no hay descanso verdadero… no hay sueño profundo.

Y lo que más se extraña es el hogar: el abrazo desnudo de la mujer amada y el cariño festivo de la madre, de la familia.

Así lo relata un soldado colombiano, un joven de 23 años, que hace parte de un grupo de 60 hombres que patrulla sin descanso desde hace 6 meses la estepa, en el sur del departamento de Bolívar.

Se trata de hombres de la Fuerza Élite Gaula Número uno con sede en Cartagena de Indias, conformado por Ejército, Armada y Gaula.

Este grupo de soldados solicita descanso y poder ver a sus familias, las cuales no abrazan desde el pasado mes de enero.

“Ni siquiera sabemos qué misión tenemos, no la pasamos dando vueltas, acampando, sin un rumbo claro”, contó, vía Whatsapp, uno de los soldados confinados.

Por su seguridad, los soldados se reservan su ubicación, pero aclaran que están en una zona rural alejada, en límites con el departamento de Antioquia, donde hace presencia el Eln y el ‘clan del Golfo’, que nutren sus finanzas ilegales del cultivo de coca, la minería ilegal y la extorsión.

El comandante de la unidad es el mayor de la infantería de Marina, Juan Morales García.

“Ya estamos cansados de esta guerra, los combates se dan en cualquier momento: noche o día, y muchos hombres ya estamos cansados, y entre más cansancio hay en la unidad mayor es el peligró de caer en error”, dice el joven militar.

El grupo de soldados solicita descanso y  ver a sus familias, las cuales no abrazan desde el pasado mes de enero

Les darán vacaciones en julio

EL TIEMPO consultó con el comando en Cartagena donde aseguraron que este es efectivamente un cuerpo élite, que se concentró el 12 de enero del presente año en la Ciudad Heroica.

De allí partió a entrenamiento especial en la base de Tolemaida, en el centro del país, de donde salieron el 20 de febrero.

Luego estuvieron 10 días más en Bogotá continuando con la preparación, y algunos soldados tuvieron 10 días de descanso en el mes de mayo.

El comando en Cartagena, que con toda la razón, se reserva el tipo de operaciones que se llevan a cabo en el sur de Bolívar, asegura que a mediados de este mes, un grueso de hombres de esta unidad saldrá de vacaciones.

No obstante, los hombres en el monte dicen estar agotados y solo piden ver a sus familias cuanto antes… antes de que lluevan las granadas y las balas de la guerrilla, que no son más que otro grupo de hermanos colombianos cansados de esta  matanza  absurda.

   
John Montaño
Redactor de EL TIEMPO
CartagenaEn Twitter: @PilotodeCometas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *