Denuncia por daño en zona de páramo en Norte de Santander – Otras Ciudades – Colombia



La Corporación Autónoma Regional de la Frontera Nororiental (Corponor) impartió una serie de medidas preventivas y emprendió una investigación de orden administrativa para determinar la responsabilidad en la afectación ambiental, ocurrida en zona rural del municipio de Chitagá (Norte de Santander), donde dos tractores, de propiedad de un particular, habrían arrasado con varias hectáreas de frailejones.

De acuerdo con la entidad, esta agresión contra el medioambiente se presentó a mediados de marzo, sin embargo se viralizó en las últimas semanas a través de un video colgado en redes sociales, en el que un campesino de la vereda Loma Larga de esta localidad capta a las máquinas pesadas destruyendo la capa vegetal.

En el proceso de inspección se impartieron estas medidas y se realizó una resolución, en la cual se hace unas sugerencias y otras medidas, buscando que ese daño no se siga presentado

EL TIEMPO tuvo acceso a la resolución de imposición de estas acciones de protección contra tres posibles infractores, dueños del predio denominado La Carbonera, ubicado a 3.3180 metros sobre nivel del mar.

A raíz de este video grabado en el mes de marzo, Corponor impartió una serie de medidas preventivas por posible daño en frailejones, que al parecer habrían sido arrasados por dos tractores en zona rural del municipio de Chitagá, Norte de Santander. pic.twitter.com/OmUfDFOrvE

— EL TIEMPO Colombia (@ColombiaET) July 5, 2019

Los denunciantes de este daño ambiental aseguraron que las labores de limpieza del terreno se realizaban con miras a prender un cultivo de papa.

“En el proceso de inspección se impartieron estas medidas y se realizó una resolución, en la cual se hace unas sugerencias y otras medidas, buscando que ese daño no se siga presentado. Nosotros somos cautelosos en el debido proceso y esperamos que esas personas asistan a la entidad para recaudar pruebas y determinar finalmente el grado de la afectación”, aseveró Jorge Enrique Pinzón, director ( e ) de Corponor.

Dentro de los compromisos, los señalados y la autoridad ambiental pactaron suspender la utilización de la maquinaria pesada: cuidar y mantener la población nativa de vegetales; y no afectar la flora presente en el predio.

El labriego de la finca también decidió detener la ampliación de la frontera agrícola de sus plantaciones, que pondría en riesgo la conservación de esta especies vegetales, consideradas las ‘esponjas’ para la producción del agua del páramo Almorzadero.

CÚCUTA



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *