ONU certifica que Caldas tiene ‘cero’ cultivos ilícitos – Otras Ciudades – Colombia



Donde antes había plantas de coca hoy hay cacao, plátano, café, caucho y ganadería. Las tierras que eran dedicadas a este cultivo y que eran trincheras de grupos al margen de la ley volvieron a manos de los campesinos de los cinco municipios de Caldas en donde entre los años 2000 y 2013 reinaban los cultivos ilícitos.

Estos esfuerzos son los que este jueves, oficialmente, reconoció la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC, por sus siglas en inglés). De la mano de Pierre Lapaque, delegado de esta organización en Colombia, el gobernador de Caldas, Guido Echeverri, recibió el libro Caldas libre de coca, logros y desafíos, documento con el que se certifica al departamento como el primero del país en erradicar los cultivos de coca.

“Caldas no solo es el primero en hacerlo en la totalidad de su territorio, sino donde hay bases fuertes para la sostenibilidad de este logro tan importante para el país, porque así como para las comunidades fue voluntario sembrarla, también lo fue erradicarla para siempre”, afirmó Lapaque.

De acuerdo con el delegado, este logro reviste importancia no solo porque el departamento está “liberado en su totalidad”, sino porque se “superaron” las condiciones que facilitaron su aparición hace diez años.

“En el trabajo de campo la comunidad aseguró que se mejoraron aspectos como el acceso a educación, salud y empleo, lo que ha permitido que no se tenga que volver a estos cultivos. Lo que logró Caldas es un ejemplo que queremos y debemos replicar en los demás territorios donde aún existe coca”, añadió el delegado de la UNODC.

‘Estamos en paz’

Samaná, Norcasia, Pensilvania, Victoria y Manzanares, municipios del oriente caldense, fueron los más azotados por el conflicto -según las autoridades- relacionado directamente con que era allí donde estaban las 1.558 hectáreas de coca que llegó a tener el departamento.

Hoy por hoy, sus habitantes se declaran en paz y con la certeza de que no volverán a cultivar coca. Así lo manifestó Uriel Idárraga, campesino del corregimiento de San Diego (Samaná) que ahora tiene 11 hectáreas de negocio familiar.

“Gracias a las alianzas productivas que se han llevado al municipio tengo mi tierra produciendo cultivos lícitos y trabajando con toda mi familia. Hoy puedo decir que me siento en paz y orgulloso de haber superado esa difícil etapa que nunca nos dejó dinero, sino desolación y problemas sociales”, comentó.

LAURA USMA CARDONA
PARA EL TIEMPO​

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *