‘No rendirse’ es la consigna que anima a la triatleta Diana Salazar



Es Diana Salar y es ‘de acero’. Sonríe cuando le recuerdan que es homónima de la actual Fiscal del Estado. “Yo no me meto en nada de política, lo mío es el deporte”, detalla la triatleta quiteña, de 27 años.

Su pasión es el deporte, lo conoció cuando tenía 6 años. El ascenso a una montaña de la mano de su padre le enseñó que nada es imposible. En la edad escolar practicó la gimnasia, en el colegio el baloncesto y el atletismo de pista. En la universidad probó el ‘cross fight’, y por su apasionamiento de probar otros deportes llegó al trail, el triatlón y el Ironman 70.3.

El domingo en Manta correrá por segunda ocasión el Ironman 70.3. “Estoy segura que puedo hacer podio. No quiero lucir demasiado optimista, pero yo espero lograr el primer lugar y, con ello, lograr el cupo al Mundial del próximo año”.

Para ello se ha entrenado y competido desde inicios de año. Participa en el Circuito Nacional de Triatlón que se efectúa en el país y que tiene cinco válidas. Precisamente, el 2018 se coronó campeona en la categoría de 25 a 29 años y con ello el cupo al Mundial de Triatlón que se realizará en Suiza, el próximo agosto.

“Nos dieron el cupo, nosotros tenemos que financiar la inscripción (USD 300) y el viaje (USD 3 000)”, detalla.

Como la palabra imposible no existe para Diana, ya comenzó a reunir fondos. Cada domingo vende ceviches a domicilio y el próximo 20 de julio, en Ambato, realizará un programa deportivo y musical, donde se rematarán objetos donados por deportistas como el montañista Iván Vallejo y por cantantes como Fausto Miño.

“Para mí no existe el ‘yo no puedo’. Todos somos muy capaces de hacer lo que nos propongamos, simplemente es cuestión de preparación”.

Diana tiene tres frases que rigen su vida: ‘No sé cómo rendirme’, ‘Creo en mí’ y ‘vivir sin límite’.

Las tres las aplica en el campo deportivo, por ello el desafío del Ironman 70.3 de Manta, de cubrir 1,9 km de natación, 90 km de ciclismo y 21 km de atletismo no tiene complicaciones. “A fines de año quería hacer el Ironman completo, con el doble de las distancias, pero escogí ir al Mundial en Suiza”.

En el 2018 comenzó a practicar triatlón e incursionó en el Ironman, pero igual, se inscribió en el Ultratri, donde solo participaron 12 atletas en el país. En tres días debió nadar 5 km en el mar y cubrir 80 km en bicicleta. Al siguiente día fue de Salinas a Guayaquil con un total de 120 km de ciclismo, y en el último día corrió la maratón de 42 km. “Cuando parece que desfalleces, la mente es poderosa y el cuerpo solo sigue lo que le dices”.

Ironman de Manta es su preparación para el Mundial. Se entrena cuatro horas al día con Alexander Salazar. Su deporte en el que se siente fuerte es el ciclismo. “No soy experta en natación y el atletismo de calle no me gustaba. He aprendido a dosificar energías” para llegar al tramo final sin complicaciones.

Diana viajará el viernes 5 de julio del 2019 a Manta con el optimismo y confianza de siempre, porque dice que “el triatlón (Ironman) es lo mío”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *