Catatumbo: Violencia y secuestros en Norte de Santander – Otras Ciudades – Colombia



Los 11 municipios de la región del Catatumbo, en Norte de Santander, amanecieron este jueves con un panorama de alteración del orden público, que desde la noche anterior se viene agravando por una estela de violencia, protagonizada al parecer por la guerrilla del Eln.

Las acciones armadas cobraron la vida del teniente César Salamanca Saavedra, adscrito a la Fuerza de Despliegue Rápido N.3 (Fudra), mientras adelantaba labores de vigilancia y control en el casco urbano del municipio de Teorema (Norte de Santander).

Pocos minutos después de este ataque a la Fuerza Pública, las autoridades activaron un protocolo de búsqueda para esclarecer el paradero de Jesús Salvador Villegas, un empresario del municipio de Ábrego, que habría sido plagiado en las últimas horas por presuntos integrantes de esta organización subversiva.

“Este tipo de ataques se presentan como retaliación por las contundentes operaciones militares efectuadas en esta zona del país, que durante los últimos meses han golpeados y desestabilizado las capacidades financieras, logísticas y terroristas de las estructuras criminales en Norte de Santander”, señaló la Segunda División del Ejército en un comunicado.

Por otro lado, el Consejo Noruego para los Refugiados manifestó su preocupación por los eventos de desplazamiento masivo, que se derivan de este escalamiento de las acciones violentas.

Imagine que dos grupos armados inician combates cerca de su hogar y que uno de los líderes de su junta comunal es asesinado, usted seguramente tendría dos opciones: huir o afrontar las consecuencias

Según el organismo internacional, cerca de 830 personas han sido obligadas a abandonar sus hogares en el municipio de La Playa de Belén, donde persiste una confrontación armada entre grupos ilegales, y requieren de atención urgente.

“Imagine que dos grupos armados inician combates cerca de su hogar y que uno de los líderes de su junta comunal es asesinado, usted seguramente tendría dos opciones: huir o afrontar las consecuencias. Estas personas deben ser protegidas y asistidas urgentemente”, aseveró Christian Visnes, director de país del Consejo Noruego para Refugiados.

En un comunicado, este funcionario agregó que el acceso a la educación de 100 menores de edad está en riesgo y si persiste esta racha de violencia no podrán regresar a sus escuelas después del receso escolar.

En otro punto del departamento, específicamente en el municipio de Hacarí, también se presenta una situación similar con el desarraigo de 55 residentes de la zona rural. El alcalde de esta población, Milciades Pinzón, alertó sobre esta serie de inconvenientes y pidió ayuda al Gobierno Nacional.

Aunque las autoridades no se han referido al origen de esta racha de violencia, hay varias voces de comunidades y líderes de la región que coinciden en que esta alteración del orden público se estaría enmarcando en un presunto paro armado, decretado por el Eln hasta este viernes.

CÚCUTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *