Extorsionistas dentro de la cárcel en Córdoba – Otras Ciudades – Colombia



De manera sorpresiva la Policía y el CTI de la Fiscalía ocuparon los calabozos de la cárcel Las Mercedes de Montería con el fin de desarticular una peligrosa banda de extorsionistas que delinquía desde el interior del penal.

Comerciantes, empresarios, estudiantes, vendedores ambulantes eran las víctimas de quienes a pesar de estar pagando condenas por varios delitos, seguían delinquiendo tras las rejas causando pánico entre sus víctimas.

Para cometer sus actos vandálicos, los delincuentes utilizaban una gama variada de teléfonos celulares que, a pesar de estar prohibidos en los patios celdas de las cárceles en el país, eran utilizados con mucha facilidad por la banda ilegal.

Utilizando nombres de organizaciones al margen de la ley como Clan del Golfo, Autodefensas Gaitanistas de Colombia y Caparrapos, los extorsionistas llamaban a sus víctimas y les exigían: consignaciones o dinero en efectivo, prendas militares, armas, municiones y hasta medicamentos para enfermedades tropicales.

De esta manera, los investigadores de la Sijin iniciaron un rastreo a varias de las llamadas, pese a que en la mayoría de los casos las víctimas preferían no denunciar por temor a retaliaciones.

De acuerdo con el informe policial, lo que más llamó la atención en el rastreo de algunas llamadas fue la exigencia de entrega de medicamentos específicos que se utilizan para enfermos de enfermedades que comúnmente se presentan en zonas selváticas como paludismo y leishmaniosis.

Luego se conocieron datos de personas que tendrían que comprar prendas militares y de policía así como botas pantaneras lo que ratificó al personal investigativo que estaban detrás de una red dedicada a la extorsión para financiar la organización de grupos criminales.

Así mismo, exigían a sus víctimas dinero en efectivo que utilizarían como viáticos para transportar a presuntos delincuentes desde otras regiones hasta Córdoba con el fin de cometer asesinatos o cualquier otro acto delictivo.

Para llevara a cabo el procedimiento fue necesaria la participación de personal del Esmad de la Policía, agentes de la Sijin, grupo Gaula y delegados de la Fiscalía que igualmente se hicieron acompañar de la Procuraduría con el fin de garantizar el normal procedimiento judicial.

Al final, fueron incautados varios teléfonos celulares, memorias con información digital y otro tipo de documentos que al parecer contenían datos personales de las posibles víctimas.

De igual forma, fueron reseñados los presuntos responsables de las extorsiones que tenían azotados a un sector importante de la población cordobesa.

Las autoridades pidieron a quienes son víctimas de extorsiones acercarse al Gaula o la Fiscalía con el fin de exponer su caso, cuya reserva será blindada por los investigadores con el fin de proteger su identidad e integridad física.

Gudilfredo Avendaño Méndez
Especial para EL TIEMPO
Montería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *