Desmantelan subestructura del Eln comandada por alias Guacharaco – Medellín – Colombia



Las autoridades capturaron a tres hombres señalados de ser el segundo, el tercero y el cuarto al mando de la subestructura Tarazá del Eln, que tiene influencia en el Bajo Cauca de Antioquia y cuyo máximo jefe, alias Guacharaco, falleció en combate durante una operación militar en la zona, el pasado 29 de junio. 

Solo tres días después de que ‘Guacharaco’ fuera hallado y muriera, la subestructura que comandaba fue desmantelada con la detención de los tres hombres que continuaban en el mando. La operación se desarrolló en la vereda El Silencio, de  Tarazá (Bajo Cauca antioqueño).

Los uniformados llegaron hasta el lugar tras recibir información ciudadana. Al parecer, los tres sujetos estaban escondiéndose de las autoridades tras el fin de su cabecilla.  

Los tres hombres capturados fueron identificados con los alias de Cañitas, Bamba y Tenjo, quienes no pudieron escapar de la operación militar, pues se vieron superados en hombres y en capacidad de fuego y reacción.

Entonces, los tres fueron sometidos a una unidad militar, según explicó la Séptima División del Ejército. El reporte de la institución da cuenta de que tras la detención, las autoridades buscaron a los familiares de los detenidos para posibilitar un reencuentro, ya que llevaban varios meses sin comunicarse.

Las autoridades permitieron el reencuentro de los capturados con sus familiares, con quienes no se comunicaban hace varios meses.

Foto:

Cortesía Séptima División del Ejército

En la operación fueron capturados tres guerrilleros más, quienes al parecer eran los hombres de confianza de ‘Cañitas’, ‘Bamba’ y ‘Tenjo’. 

Asimismo, fueron incautados un fusil, dos lanzagranadas, tres pistolas, siete granadas, munición, equipos de comunicaciones, partes de fusiles y armamento, así como material de intendencia y documentación que es verificada por analistas de inteligencia militar.

Según las autoridades, alias Cañitas llevaría más de 12 años en el Eln y es el presunto responsable de planear y ejecutar diferentes ataques contra miembros de la Fuerza Pública, que dejaron al menos 15 soldados y policías muertos en los últimos ocho años.

Él era, al parecer, el que quedó al mando de la subestructura Tarazá, tras la muerte de alias Guacharaco.  Por su lado, alias Tenjo y Bamba tendrían un historial delictivo de más de 11 años.

A estos individuos se les señala de múltiples asesinatos en contra de la población civil, la Fuerza Pública, la infraestructura productiva, la incineración de vehículos de carga y torres de energía, así como el manejo de las rentas ilícitas derivadas del narcotráfico, la extorsión y la explotación ilícita de yacimientos mineros.

Este grupo estaría realizando alianzas criminales con los ‘Caparros’ y las disidencias del frente 36 de las Farc, al mando de alias Cabuyo, para aumentar sus actividades ilícitas.

MEDELLÍN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *