Esta es la acusación contra capturado por atentado a General Santader – Delitos – Justicia



La Fiscalía reconstruyó el papel que jugo Ricardo Andrés Carvajal Salgar en el atentado realizado en la Escuela de Cadetes General Francisco de Paula Santander el pasado 17 de enero, cuando un carro bomba ingreso a esas instalaciones. 

Carvajal fue el primer capturado por los hechos que rodearon el brutal ataque que dejó 22 personas muertas, entre ellas el conductor del vehículo, y más de 80 heridos.

Según el escrito de acusación del ente acusador fue Carvajal el que pagó el arrendamiento de la bodega en la que estuvo “guardado el carro bomba y de donde salió el día del atentado”.

El contrato de arrendamiento del inmueble se había hecho desde septiembre de 2018, con José Aldemar Rojas, el conductor del campero, Nissan Patrol que murió el día de los hechos al ingresar a las instalaciones de la escuela de cadetes. 

Sin embargo, pese a que estaba a nombre de Rojas, desde octubre de 2018 -un mes después de arrendado- fue Carvajal el que asumió el contrato. Así se lo manifestó a la Fiscalía María Alejandra Pulido, quien reside en ese lugar. 

Según ella, ese mes Carvajal “le dijo que sería él, quien tomaría en arriendo el inmueble mencionado y que ese día observó que Ricardo Andrés estaba bajando unas canecas plásticas de una camionera con platón”. 

Otro testigo señaló que fue Carvajal el que el 13 de enero de 2019, días antes del atentado, pagó los quinientos mil pesos, correspondientes al canon de arrendamiento. 

La llamada 

Según la acusación de la Fiscalía, fue por una alerta por parte de la Sala de Interceptaciones, relacionada con una denuncia por tráfico de estupefacientes, que se llegó a Carvajal. 

“Se encontraba interceptada una persona, que minutos después de la ocurrencia de los hechos, realizó una llamada telefónica, que al contestarle su interlocutor, manifiesta que presentaba mala señal porque se encontraba oculto, ya que había puesto la bomba en la ‘General Santander'”, se lee en el escrito. 

Para el ente acusador, es claro que Carvajal “presto colaboración importante previa y o antecedente” para la realización del atentado a la escuela de cadetes. 

Añadió que lo que hizo Carvajal so solo fue buscar dónde tener el carro bomba sino ayudar a la “manutención de un lugar estratégico para elaboración, y camuflaje, de elementos constitutivos del hecho final”. 

Según la Fiscalía Carvajal tenía “pleno conocimiento” del alcance que podría tener su supuesta colaboración con la realización del crimen. “El mismo reconoce mediante la llamada telefónica (…) la razón de esconderse y además el por qué de hacerlo”, resaltó el ente acusador. 

Carvajal Salgar, de 39 años, es procesado por cinco delitos: terrorismo agravado; fabricación, tráfico y porte de armas municiones de uso restringido  de uso privativo de las Fuerzas Armadas o explosivos agravado; homicidio agravado en concurso homogéneo y simultaneo; homicidio agravado rentado en concurso homogéneo y simultaneo y daño en bien ajeno agravado. 

JUSTICIA 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *