Café en crema, una apuesta de innovación de universitarios – Otras Ciudades – Colombia



Agua caliente y una cucharada de Kaffecrema bastan para tener un capuchino con sabor y aroma sobre la mesa: sin salir de casa y en escasos minutos. Esa era la principal intención de los creadores de esta iniciativa, una receta familiar que busca crear un producto diferencial que ayude a potenciar la cultura cafetera.

Es por todos conocido que en la actualidad la industria del grano atraviesa por una crisis y el llamado de los expertos es a la producción de los cafés especiales y la innovación. Fue justamente esta elección la que hicieron Mauricio Valencia, un estudiante de publicidad de la Universidad Católica de Manizales y su papá, un cafetero de toda la vida.

“Hace más de 4 años mi papá, un amante del café, empezó a experimentar con él a buscarle nuevas funciones y texturas. Jugando, le salió como resultado una especie de melaza, que fue la que cautivó nuestra atención”, comentó el estudiante.

Tras ver que el producto podía usarse como insumo en diversas preparaciones, ambos empezaron a trabajar en perfeccionarlo, hasta que hace cerca de un año lograron la consistencia de crema que deseaban.

“Después de ver lo que había logrado mi papá me dediqué a estudiar e investigar y, al rastrear el mercado, no encontramos nada similar. Vimos que esta era la forma de hacer un nuevo producto que hiciera ver al mundo que la cultura cafetera sigue vigente y que con creatividad podemos hacer de todo con él”, añadió

Ron con pasas, vainilla, coco, amaretto, almendra, naranja, clásico, canela cardamomo, hinojo y caramelo son los sabores que estén en el mercado y, en la actualidad, se encuentran desarrollando dos más, bajo la premisa de seguir siendo un producto artesanal y sin conservantes.

“El primer prototipo que sacamos duraba una semana, ya dura hasta 3 meses sin adición de químicos porque su concepto es artesanal y aunque la meta es ampliar la plata de producción nada es más importante que el proceso. Una de las cosas que lo hace diferente”, comentó Valencia.

Valencia sabía poco de café y de cocina, por eso -una vez que decidió empezar a crear a Kaffecrema- buscó a universitarios con experiencia en el tema para le ayudarán a que este proyecto fuera una realidad. Ahora, con tres amigos más, estudiantes de arte, barismo y gastronomía, ha llevado su idea a las cocinas de varios restaurantes, mochilas de extranjeros y centenares de familias caldenses.

“Por la textura es una mezcla muy fácil de adicionar en las recetas, repostería, cafés fríos o calientes y salsas para platos fuertes. El café es insignia de la región, por ende, que esté en los restaurante es un potencial inmenso”, comentó María Camila Naranjo, estudiante de gastronomía y miembro del equipo.

Hoy por hoy se encuentran participando en diferentes concursos de emprendimiento en el país para lograr la experiencia y los recursos que les permitan llevar Kaffecrema a ferias internacionales.

LAURA USMA CARDONA
PARA EL TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *