Caen testaferros de militar capturado y que pidió cupo en la JEP – Delitos – Justicia



La Fiscalía capturó a ocho personas señaladas de ser testaferros de una red manejada por un exmilitar capturado por vínculos con el narcotráfico.

Unidades del CTI hicieron la captura de familiares del exintegrante del Ejército Dalberto Rincón, alias Bambam y Luis Eduardo González Medina, alias el Gordo Guillermo, capturados en marzo del año pasado y señalados de manejar una organización al envío de droga al exterior y tener enlaces con redes criminales de República Dominicana y Puerto Rico.

Los capturados son: Jacqueline Luque López, esposa de alias Gordo Guillermo, sus hermanas Sandra Liliana y Mónica María González Medina, su madre Ana Beatriz Medina Suárez y la actual compañera sentimental del capturado.

Igualmente cayó Lorena Galeano Quintero, esposa de alias Bambam. Además de Jimmy Barón Ulloa y Carlos Mauricio González Gómez, presunto subalterno la red.
Ellos, dice la Fiscalía, tenían bienes a su nombre en Bogotá, Cartagena, Cúcuta, Medellín y Sopetrán (Antioquia), avaluados en 25 mil millones de pesos.

“Habrían comprado, vendido y administrado inmuebles y carros; adquirieron hipotecas o prendas comerciales, entre otras transacciones hechas en muy cortos periodos y que podrían superar los 10.000 millones de pesos”, dijo la Fiscalía tras señalar que no tenían los ingresos para justificar las millonarias operaciones.
Solo uno de los supuestos integrantes de la red de lavado de activos figuraba como propietario de 22 bienes entre apartamentos, casas y fincas avaluadas en cuatro mil millones de pesos.

Igualmente se encontró que tenían un lote en zona rural de Cartagena de 3.000 metros cuadrados de extensión, que fue adquirido e hipotecado por 2.700 millones de pesos; así como un inmueble en Bogotá de 800 metros cuadrados, valorado en 5.000 millones de pesos; y una clínica de estética en Medellín con activos por 1.000 millones de pesos, cuya directora era la esposa de alias Bambam.

Dalaberto Rincón fue detenido en una casa lujosa en el sector de El Poblado, en Medellín. Los investigadores conocieron que perteneció al Ejército Nacional como soldado profesional. En 2017, fue capturado por el delito de homicidio en persona protegida; sin embargo, presentó una solicitud ante la Justicia Especial para la Paz (JEP) y quedó en libertad.

Y González Medina, fue capturado en un sector exclusivo de Cartagena. Al parecer, era quien sostenía contacto directo con enlaces en República Dominicana y Puerto Rico; y disponía del dinero que se iba a pagar en los centros de producción de cocaína en Tibú (Norte de Santander.

Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *